El alcaldable de Vox en el Ayuntamiento de Barcelona, Ignacio Garriga, ha asegurado que, si entra en  el ayuntamiento el próximo 26 de mayo, “reclamará la suspensión del centro LGTBI” de Barcelona, ubicado en la calle Comte Borrell número 22.

En este sentido, Garrida ha señalado que la suspensión se enmarcaría en el recorte en “gasto político” y de subvenciones a “organizaciones superfluas”, para compensar la baja de impuestos que su partido político propone para Barcelona. A su entender, Garriga apunta que “antes que un centro LGTBI en Barcelona es necesaria la creación de un centro de las familias”.

El centro fue inaugurado por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el pasado 19 de enero y pocos días más tarde, apareció con los cristales rotos y pintadas homófobas en la fachada del edificio, según EFE.

SOBRE POSIBLES PACTOS

Además, el alcaldable de Vox sobre posibles acuerdos tras las elecciones municipales del 26 de mayo, ha explicado que no pactará “con ningún enemigo de España y de la igualdad”, por lo que ha descartado la posibilidad de hacerlo con el PSC, ya que “está entre los enemigos” del país.

En esta línea, Garriga también a criticado a Manuel Valls por defender un “cordón sanitario” a Vox y le ha invitado a “demostrar su compromiso” el próximo 11 de mayo, haciendo la jura de la bandera o, en caso contrario, volver “a subir por la Junquera” en dirección a Francia.