Ada Colau y Eloi Badia sufre un nuevo varapalo / EP - DAVID ZORRAKINO
Ada Colau y Eloi Badia sufre un nuevo varapalo / EP - DAVID ZORRAKINO

Colau esconde la nueva tasa de residuos en la web del AMB

El gobierno sociocomún ha evitado dar explicaciones sobre una de las grandes polémicas del verano

Guardar

La factura del agua subirá un 7% a los barceloneses por decisión del gobierno municipal, que lidera la alcaldesa Ada Colau. Tal y como informó Metrópoli Abierta, el gobierno sociocomún acordó en octubre del año pasado un aumento del 5% de la tasa de tratamiento de residuos, que se refleja desde julio en la misma factura de consumo del servicio básico del hogar.

En concreto, el calendario de cobro del nuevo gravamen supondrá un pago extra de entre 27 y 51 euros al año para 557.000 hogares de la capital catalana. La carga fiscal extra, que pretende impulsar el reciclaje de residuos en la segunda mayor ciudad española, irá vinculada al recibo del agua

La cuestión del aumento del precio del agua, sin duda alguna, ha sido una de las grandes polémicas que se han desatado en materia de política barcelonesa este verano. Y el Ayuntamiento ha optado por no salir a la palestra mediática y comunicar la información sobre el nuevo tributo sólo a través de un par ventanas: en el área de Ecología de la web del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y a través de una carta adjunta a la factura del agua. Es más, desde el consistorio, se remiten a las palabras de justificación sobre el impuesto de residuos hechas por los miembros del Ejecutivo local a finales del año pasado. 

BADIA, EN SILENCIO

A día de hoy, unas 1,2 millones de viviendas y 150.000 empresas pagan a través del recibo del agua el impuesto metropolitano, que cubre el 85% del coste del tratamiento. El concejal de Transición Ecológica y Emergencia Climática, Eloi Badia, culpó al gobierno catalán en diciembre de 2019 de ser el culpable de que se tenga que aplicar dicha subida de precio.

La explicación sobre el nuevo impuesto en la web del AMB / AMB
La explicación sobre el nuevo impuesto en la web del AMB / AMB

Desde la vicepresidencia de Medio Ambiente del AMB, que dirige el mismo Badia, señalaron en diciembre de 2019 que ello es consecuencia del cánon aprobado por la Agencia de Residuos de Cataluña, que subirá a su vez un 14%. Por este motivo, desde el ente metropolitano entienden que se debe repercutir de alguna forma a los beneficiarios de la recogida selectiva y el tratamiento de basura. Esta ha sido la única justificación sobre este tema por parte del Ejecutivo local.

LA CARTA, AL DETALLE

En la misiva de Aigües de Barcelona a sus consumidores, la compañía mixta les explica detalladamente de dónde sale cada partida para que se entienda mejor el precio final de la factura. Así, de ahora en adelante, especifica que, dentro de ella, hay que diferenciar en dos grandes grupos los conceptos que en ella se incluyen. 

En el primero, y bajo el epígrafe Ciclo del Agua, "se incluyen los conceptos relacionados con la gestión del ciclo integral del agua". En este apartado entran el suministro y el cánon del agua, la tasa de alcantarillado y el IVA.

Captura de la carta de Aigües de Barcelona a sus clientes / MA
Captura de la carta de Aigües de Barcelona a sus clientes / MA (2)
Captura de la carta de Aigües de Barcelona a sus clientes / MA 

Mientras que, en el segundo, y bajo el epígrafe Residuos, "se incluyen aquellos conceptos que sirven para financiar la gestión y el tratamiento de residuos". Aquí hay que situar la Tasa de recogida de residuos municipales generados en domicilios y la Tasa Metropolitana de Tratamiento de Residuos Metropolitanos (TMTRM). 

SIGUEN CON EL PLAN INICIAL

Cabe recordar que el nuevo impuesto lo presentó el Ayuntamiento de Barcelona en diciembre de 2019, pocas semanas después de anunciar una bajada del recibo del agua que incumplirá por, precisamente, el cargo de la nueva tasa y del impuesto local de alcantarillado. La contribución fue aprobada en la Comisión de Economía de febrero de este año. Pasó el corte con el apoyo de BComú, PSC y ERC.

En aquella sesión, Badia anunció la intención de que el nuevo tributo se empezara a pagar en julio. Con este calendario, el Ejecutivo local busca añadir más presión fiscal a los hogares barceloneses, ya muy castigados por las consceuencias económicas de la crisis del Covid-19.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.