ARCHIVADO EN:

Urania coeli motus scrutatur et astra (El movimiento del cielo y las estrellas es observado por Urania), dice el verso de Ausonio, escrito bajo el relieve que corona la fachada central de la Casa Xifré. En él habitan dos dioses: sentado a la derecha, Saturno-Cronos (el Tiempo) sujeta una guadaña y se apoya sobre un reloj de arena; a la izquierda, Urania (la Ciencia) sostiene en la mano derecha un compás en alto, y en la otra, un catalejo. El conjunto forma un original reloj de sol en donde la Ciencia dialoga con el Tiempo, a través de los dos relojes: el de arena, y el de esfera, que marca las horas solares. El reloj de sol es un vertical circular, y se orienta hacia norte. Marca en números romanos desde las 12 a las 4 de la tarde.  Y el gnomon, en forma de ángulo recto, es el compás que sujeta la Ciencia.

Hasta ahí, una de las lecturas, pero vamos a por la segunda: Saturno-Cronos simboliza el plomo y el caos alquímico; Urania, la medición de las proporciones y la observación de la naturaleza. Y justo detrás de la diosa aparece una esfera armilar, símbolo del atanor u horno de fusión alquímico. Todas estos elementos convierten este conjunto escultórico que corona la fachada en un símbolo más de la masonería.

Detalle de Urania y Saturno en la casa Xifré de Barcelona / INMA SANTOS
Detalle de Urania y Saturno en la casa Xifré de Barcelona / INMA SANTOS

HIZO FORTUNA EN CUBA

El propietario de este singular edificio, Josep Xifré, fue un famoso indiano catalán que amasó su fortuna en Cuba gracias al curtido de pieles y el comercio de azúcar y café. En 1831, decidió instalarse definitivamente en Barcelona. Adquirió gran parte de los terrenos del actual Paseo de Isabel II y edificó la casa Xifré. Al margen de los arcos en la planta baja, destaca por la cantidad de relieves en la fachada. Unos hacen referencia a las ‘indias’, como los rostros esculpidos de los conquistadores y navegantes (Colón, Elcano, Magallanes, Pizarro...) o los indígenas; otros tienen un significado particular claramente vinculado a la masonería y se unen a otros elementos de la fachada, con un objetivo claro por parte de Xifré, del que se sospecha que estaba relacionado, directa o indirectamente, con la masonería: transmitir la obra alquímica.

Curiosidad: El día 10 de noviembre de 1839 este edificio fue el primero en ser fotografiado en España junto a la Lonja, lo que fue un acontecimiento en la ciudad ya que se solicitó la colaboración ciudadana para realizar la toma; sin embargo no se conserva el daguerrotipo original.

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.