El Año Nuevo chino del Cerdo ha empezado este sábado en Barcelona, a pesar de que oficialmente dará comienzo el 5 de febrero. En la celebración han participado, según cifra la Guàrdia Urbana, unas 4.500 personas, entre ellas la alcaldesa, Ada Colau, y el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello.

El acto central de la celebración ha consistido en un gran desfile por las calles del distrito del Eixample de personas provenientes de más de 65 federaciones y entidades chinas de Catalunya entera como la Fundació Institut Confuci de Barcelona y Casa Àsia. Asimismo, han participado entidades y asociaciones que han querido mostrar su voluntad de que esta celebración sea "una muestra de la diversidad y la convivencia interculturales de la ciudad de Barcelona, además de un acontecimiento festivo y participativo".

FUEGOS ARTIFICIALES PARA RECIBIR EL AÑO NUEVO CHINO

Es por eso que no ha faltado ni la decoración con el rojo como color dominante –puesto que da suerte– ni los petardos y fuegos artificiales como tradición. Tampoco se han olvidado, como cada año, de las danzas, los bailes de bastones y la ópera china. ¿Y la comida? ¡Para todos los gustos! Las actuaciones se han amenizado con una feria gastronómica y cultural desde las 10 horas, que se alargará hasta las 20 horas.

Una sonriente Ada Colau celebrando el Año Nuevo chino del Cerdo / Ayuntamiento
Una sonriente Ada Colau celebrando el Año Nuevo chino del Cerdo / Ayuntamiento

Este año como novedad, ha irrumpido la Porca de Sant Antoni, protagonista de honor del año nuevo en la desfilada desde el Paral·lel. No ha estado sola, porque la vedet geganta Rosa la ha acompañado junto con otras figuras chinas y catalanas.

Entidades chinas de toda Catalunya celebran el Año Nuevo en Barcelona / Ayuntamiento
Entidades chinas de toda Catalunya celebran el Año Nuevo en Barcelona / Ayuntamiento

De este modo tan festivo han celebrado la llegada del año 4717 según su calendario, y se han despedido del perro para dar paso al cerdo, que simboliza la honestidad y la abundancia. De hecho, la comunidad china es la segunda comunidad extranjera más numerosa en Barcelona, por detrás de la italiana, y según las cifras del Ayuntamiento unos 20.000 chinos residen en la capital catalana.