ARCHIVADO EN:

La farmacéutica barcelonesa Almirall, de la que es heredera Susana Gallardo, prometida de Manuel Valls, ha empezado la semana comunicando una gestión millonaria. Pagará a la empresa estadounidense Dermira hasta un máximo de 165 millones de dólares (unos 144,7 millones de euros) por los derechos de un fármaco para tratar la dermatitis atópica. 

 

Manuel Valls y Susana Gallardo en los Premios Planeta
Manuel Valls y Susana Gallardo en los Premios Planeta

 

La empresa barcelonesa, ha comunicado a la CNMV, el supervisor bursátil español, que ha ejercido su opción de licenciar los derechos para desarrollar y comercializar lebrikizumab para el tratamiento de la dermatitis atópica y otras indicaciones en Europa. 

UNA COMPRA CON VISIÓN DE FUTURO

Este fármaco tiene un potencial de ventas de 450 millones de euros. Sirve para tratar la dermatitis atópica, un trastorno que provoca enrojecimiento de la piel y picazón. Es frecuente en niños, pero puede manifestarse a cualquier edad. La dermatitis atópica es crónica y suele exacerbarse periódicamente. Por lo que la farmacéutica con sede en la ciudad condal, habría jugado bien sus cartas al comprar los derechos de un medicamento que tiene tanta demanda. 

Almirall, que ya pagó 30 millones de dólares por hacerse con esta opción de licenciar los derechos, abonará de entrada a Dermira 50 millones de dólares. Asimismo, la compañía controlada por los hermanos Gallardo deberá pagar otros 30 millones de dólares "al iniciar ciertos estudios clínicos de fase 3", "y hasta 85 millones más" al alcanzar "hitos regulatorios y la primera venta comercial de lebrikizumab en Europa". Además, Dermira "tendrá derecho a recibir pagos una vez alcanzados ciertos umbrales de ventas netas" de este fármaco, así como pagos por 'royalties' de ventas netas.