ARCHIVADO EN:

Un reflejo impresionante con un solo objeto: el espejo. El CosmoCaixa apuesta por los espejos en su nueva –e inédita exposición– que podrá visitarse hasta el 26 de enero de 2020. Este viernes los organizadores han dado el pistoletazo de salida a la muestra Espejos, dentro y fuera de la realidad que ahonda en las múltiples ópticas que pueden reflejar estos objetos con la luz y estudia sus aplicaciones matemáticas y físicas.

La exposición –concebida y producida de forma íntegra por La Caixa– busca interpelar al espectador mediante un "objeto de uso cotidiano" como el espejo, que a lo largo de la historia ha estado muy presente en el arte y ha sido percibido como “un elemento mágico”. De esta forma lo ha expresado la directora general adjunta de la Fundación Bancaria La Caixa, Elisa Durán, junto con el director del CosmoCaixa, Jordi Portabella.

INTERACCIÓN CON LOS ESPEJOS

Una de las particularidades de la exposición es que "la interacción con los espejos se produce con el propio cuerpo", sin necesidad de un objeto intermediario que permita vivir la experiencia, como sí ocurre en gran parte de las muestras del museo. Uno de sus objetivos es "suscitar preguntas insólitas" a través de la confrontación de las distintas realidades reflejadas.

Una de las partes de la muestra del CosmoCaixa / EFE- Quique García
Una de las partes de la muestra del CosmoCaixa / EFE- Quique García

Está estructurada en dos partes que se unen a través de un caleidoscopio construido a escala humana que permite al visitante "cruzar el espejo", emulando la historia de Lewis Carroll, Alicia en el País de las Maravillas. También se incluyen referencias cinematográficas y literarias. En el primer tramo, el público puede interactuar directamente con distintos espejos, mientras que en la segunda parte se reflexiona con la luz.

Espejos en el CosmoCaixa / EFE- Quique García
Espejos en el CosmoCaixa / EFE- Quique García 

De hecho, el mismo director del CosmoCaixa ha señalado que se trata de una muestra "profundamente matemática". Con la ciencia como base conceptual, el espectador da rienda suelta a su imaginación. De hecho, la muestra ha sido posible con el asesoramiento del Museo de Matemáticas de Cataluña (MMACA) y del Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), así como con la colaboración destacada del proyecto Virgo.