La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido este viernes al Gobierno español que declare las playas de Barcelona "zona catastrófica. En un primer balance de los daños, el Ayuntamiento ha cifrado el coste económico en unos 12 millones de euros.

La primera edil de la ciudad ha visitado las playas más afectadas este viernes por la mañana. Lo ha hecho más de 24 horas después de que dejara de llover en la ciudad y con las playas más limpias de lo que estaban el jueves, como pudo comprobar Metrópoli Abierta. El restaurante Barcelona Beach Club, en el espigón de Bac de Roda, ha quedado totalmente destrozado por los efectos de las olas

EL 44% MENOS DE ARENA

Colau ha dicho que los costes económicos de 12 millones de euros son un primer balance. "Probablemente, los daños ascenderán a más dinero", ha subrayado. Solo reponer y arreglar la arena que se ha tragado el agua costará unos tres millones de euros. Según Colau, el conjunto de las playas han perdido el 33% de la arena. La peor parte se la ha llevado la playa de la Mar Bella, que ahora tiene un 44% menos. La pérdida de arbolado supondrá unos dos millones de euros, mientras que los daños en el Port Fòrum son de cinco millones de euros.

La playa de la Mar Bella, con la arena 'comida' por el agua / JORDI SUBIRANA
La playa de la Mar Bella, con la arena 'comida' por el agua / JORDI SUBIRANA

La primera teniente de alcaldía y responsable del área de Urbanismo, Janet Sanz, que el objetivo del Ayuntamiento de Barcelona que plantearán al Gobierno español y a la Autoridad Portuaria proteger el Port Vell, el Port Olímpic, la zona marítima del Fòrum y la nueva bocana ante posibles nuevos temporales que se puedan producir. Una de las prioridades es construir el dique de contención del Port Olímpic.

Interior del restaurante Beach Club de Barcelona destrozado / JORDI SUBIRANA
Interior del restaurante Beach Club de Barcelona destrozado / JORDI SUBIRANA

Las zonas más afectadas por los efectos del temporal Gloria en las playas de Barcelona son las playas de la Mar Bella, Nova Mar Bella, Somorrostro, Barceloneta y los entornos del Hotel Vela. Junto a la pérdida de arena de las playas, la suciedad es el otro principal problema del litoral barcelonés. El agua arrastró hasta la arena todo tipo de objetos -hasta trozos de barcas- y cientos de ramas y troncos. Los negocios particulares también se han visto perjudicados. En muchos chiringuitos entró agua y sufrieron desperfectos de distinta consideración.