El Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) vigila la huelga de hambre de los políticos presos ante posibles conflictos deontológicos, a través de una comisión creada ad hoc "para dar apoyo y, si conviene, amparo" a los médicos que cuidan en Lledoners (Barcelona) a Jordi Sànchez, Jordi Turull --que cumplen este sábado 15 días de ayuno, y el último está ingresado en enfermería--, Joaquim Forn y Josep Rull.

El presidente de Deontología del COMB, el médico Josep Terés, ha destacado que no solo están en huelga de hambre, sino que están presos: "Puede haber la interpretación de que el médico que los atiende tiene que responder a las autoridades penitenciarias y judiciales y se pueden crear conflictos deontológicos".

APOYO JURÍDICO A LOS MÉDICOS DE LA CÁRCEL

"El código catalán dice clarísimamente que no se puede alimentar forzosamente a una persona que no lo quiere", por lo que se crearía un conflicto en caso de que una autoridad ordene una alimentación forzada, ante lo que ha asegurado que ofrecerán apoyo público y jurídico a los médicos.

Otra situación que podría ser conflictiva son los traslados, ya sea a hospitales generales, prisiones o tribunales: "El médico es el responsable de decir si está en condiciones o no", y ha añadido que los facultativos que los atienden tienen protocolos de seguimiento diario --de médicos y enfermeras--, así como analíticas periódicas y criterios ante ingresos en enfermería --como ha ocurrido con Jordi Turull este viernes-- y hospitales.