Tras una semana del dispositivo policial en el Port Olímpic, los vecinos de la zona están contentos con el incremento de agentes en la ciudad. Este primer fin de semana los residentes aseguran que “se sienten más seguros” gracias al incremento de patrullas.

Durante toda la noche y la madrugada la fuerte presencia de agentes de la Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra ha sido bien recibida por los vecinos.  El despliegue policial se acordó hace unos días en una reunión urgente convocada por el concejal de seguridad, Albert Batlle.

PUNTO VIOLETA

Además, el Ayuntamiento de Barcelona ha instalado un punto violeta para asesorar y atender a posibles víctimas “Me parece una buena iniciativa para hablar y explicar los casos a alguien que me pueda entender”, señalaba una usuaria de esta zona de ocio.

El refuerzo policial estará presente durante todo el verano, que es el momento del año cuando se concentran más personas, sobre todo el fin de semana. El despliegue de agentes se acordó tras la muerte de un hombre en una pelea el sábado pasado.

INCREMENTO DE DISPOSITIVOS

Desde la Plataforma de Afectados por el Top Manta, que reúne a 43 entidades, exigen que también haya vigilancia permanente por la zona de la Sagrada Familia, donde se han llegado a contabilizar más de 50 manteros en un fin de semana.

Otra de las zonas más controvertidas de Barcelona es el Park Güell, donde los vendedores ambulantes se pasean diariamente entre los turistas de la ciudad. Esta mañana agentes de paisano han tenido que intervenir, echándoles del parque e incautando algunos de los productos con el objetivo de que dejaran de practicar la venta ilegal de productos.