ARCHIVADO EN:

El exprimer ministro francés Manuel Valls no tiene problemas en mostrar abiertamente su opinión personal pese a liderar la lista de Barcelona pel Canvi-Cs. Este domingo por la noche no se ha cortado ni un pelo en las redes sociales donde ha mostrado su oposición a los acercamientos de su partido con Vox, partido de ultraderecha. En esta línea ha confesado no poder esconder su “gran preocupación” por estos diálogos con el fin de llegar a acuerdos.

"Pactos anunciados entre PP y Vox en muchas ciudades... reuniones de líderes de partidos constitucionalistas con Vox... ¿normalidad democrática? o ¿normalización de un partido de extrema derecha? No es lo mismo...", ha subrayado Valls. Justo este domingo se ha producido una reunión entre los candidatos de Ciudadanos (Cs) y Vox a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado y Rocío Monasterio, un día antes de que acabe el plazo para negociar la Mesa de la Asamblea de Madrid.

NI EXTREMA DERECHA NI SEPARATISTAS

En otro tuit, Valls ha valorado también que "el futuro de España, de nuestras comunidades o de nuestras ciudades no puede depender de los separatistas o de la extrema derecha. Madrid, Navarra, Barcelona... Cada uno tiene que asumir sus responsabilidades y ser coherente".

El político de Horta discrepa con Ciudadanos respecto a la estrategia a seguir en el Ayuntamiento de Barcelona, donde el grupo de Ciudadanos cuenta con seis concejales, tres independientes –entre ellos Valls– y otros tres militantes de Cs.

¿COLLBONI O COLAU?

Ciudadanos se decanta por apoyar al socialista Jaume Collboni como alcalde de Barcelona, mientras que Valls, con el fin de evitar que sea alcalde el independentista Ernest Maragall, se ha ofrecido a apoyar a la actual alcaldesa, Ada Colau, de Barcelona en Comú, “sin condiciones”.

Tal como apuntaba este medio, las principales entidades económicas de la ciudad lamentan que Valls ceda sus votos gratis a Colau, reacia a la colaboración público-privada para dinamizar una Barcelona castigada por el proceso soberanista y sus políticas populistas.