La Fiscalía ha rebajado su petición de pena de 15 a 7 años de cárcel para un violador multirreincidente que agredió sexualmente a una joven en Montcada i Reixac en 2019, a la que siguió hasta el portal de su casa y amenazó con un objeto punzante en el cuello.

El fiscal así lo ha decidido tras la confesión del acusado, que fue condenado a 11 años de cárcel por seis violaciones cometidas en Murcia entre 1999 y 2000, así como a otros seis años de prisión por intento de homicidio imprudente en 2002.

Los hechos que llegaron este miércoles a juicio ocurrieron en julio de 2019, cuando el acusado "persiguió sigilosamente" a una joven desde la estación de metro de Can Cuiás hasta su casa, en la calle de las Camèlies de la localidad vallesana, tal como recoge el escrito de la Fiscalía. El procesado, que llevaba el rostro tapado con un pañuelo y una capucha, aprovechó el momento en que la víctima abría la puerta del edificio para entrar tras ella.

Seguidamente, la empujó hacia el hueco de la escalera, le tapó la boca, la agarró fuertemente por la espalda y le colocó un objeto punzante en el cuello amenazando con clavárselo si gritaba pidiendo auxilio, lo que llevó a que la joven sufriera múltiples cortes y heridas tratando de resistirse.

El agresor, continua el fiscal, se aprovechó del estado de "verdadero pánico y temor" de la chica para arrojarla al suelo y realizarle tocamientos hasta que llegó un vecino y el acusado huyó del lugar.

SIN TERCER GRADO HASTA LA MITAD DE LA PENA

Por todo ello, la fiscalía le imputa un delito de agresión sexual con uso de armas y otros instrumentos peligrosos en concurso con un grave de lesiones, le aplica el agravante de disfraz y multirreincidencia y solicita que se le prohíba acercarse a la víctima a menos de 1.000 metros. Además, insta a la sala a que el procesado no pueda ser clasificado en tercer grado hasta que haya cumplido la mitad de la pena de prisión que se le imponga.

MÁS AGRESIONES EN BARCELONA Y EL VENDRELL

Durante la investigación, los Mossos d'Esquadra relacionaron al acusado con al menos otros cinco hechos similares que habría cometido en Barcelona y el Vendrell (Tarragona), donde fue arrestado por la policía en agosto de 2019 tras intentar agredir sexualmente a una joven que regresaba de madrugada a casa.

En todos los casos, el sospechoso seguía el mismo modus operandi: abordaba a jóvenes cerca de las estaciones de metro o tren y las seguía hasta que llegaban al portal de casa, donde las amenazaba con objetos punzantes e intentaba violarlas o abusar de ellas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.