Los destrozos y los saqueos en Barcelona han puesto al gobierno de Ada Colau y Jaume Collboni en la picota. Las peticiones de dimisión se acumulan en las mesas de Barcelona en Comú y PSC. Casi todos los partidos de la oposición, salvo Barcelona pel Canvi, han reclamado renuncias y ceses. Colau y Albert Batlle, teniente de alcaldía de Seguridad y Prevención, centran todas las miradas.

Lo acontecido este fin de semana en Barcelona es muy grave: solo la madrugada del sábado, el botellón de plaza de Espanya concentró a unas 40.000 personas. En dos días, Guardia Urbana y Mossos d'Esquadra han detenido a 66 personas, de los que una docena han quedado en libertad sin medidas cautelares, y en dos noches el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha atendido a 82 personas heridas, entre ellas 13 apuñalados. A todo esto hay que añadir el saqueo y destrozos de comercios como los restaurantes L'Escamarlà y Ca la Nuri y Confeccions Ros.

Destrozos en una parada de autobús en la plaza Espanya durante los altercados / RRSS
Destrozos en una parada de autobús en la plaza Espanya durante los altercados / RRSS

¿QUÉ MÁS TIENE QUE PASAR EN BARCELONA PARA QUE COLAU DIMITA?

La ronda de petición de dimisiones la ha iniciado Josep Bou, presidente del PP. El empresario ha pedido sin tapujos a Colau que dimita: "¿Qué más tiene que pasar en Barcelona para que Colau dimita y se dé cuenta de la decadencia en la que ha dejado la ciudad?". Bou ha definido los destrozos, los saqueos y los botellones vividos en Barcelona durante el fin de semana de la Mercè como "caos" y ha subrayado que la situación es "alarmante". Estamos hartos de las excusas de Colau, Collboni y Albert Batlle", ha sentenciado el líder del PP.

Cada vez más distanciado del gobierno municipal, del que ha sido la muleta durante dos años largos de mandato, fuentes de ERC reiteran que no han pedido la dimisión de Colau. Y es cierto. Pero el partido de Ernest Maragall, con la mirada puesta en las elecciones municipales de 2023, ha reclamado al ejecutivo de Colau y Collboni que se aparte si no es capaz de gobernar.

EL GOBIERNO PIERDE EL CONTROL DE LA CIUDAD 

"El gobierno municipal no resuelve ("no se'n surt", han sido las palabras exactas). Y si no resuelve es porque no quiere o porque no puede. Por lo tanto, que se aparte y nos deje liderar Barcelona a los que queremos hacerlo", ha subrayado la edil Elisenda Alamany. "Hace falta acabar con el vandalismo", ha añadido. El sábado, los partidos de la oposición ya lanzaron toda la artillería contra Barcelona en Comú y PSC, a los que acusaron de haber perdido el control de la ciudad.

Desde las filas de JuntsxCat, Elsa Artadi considera que Colau y Collboni se han visto superados por los altercados y valora como un rotundo fiasco la gestión de Batlle al frente de Seguridad. "Batlle ha fracasado, es el momento de tomar decisiones, asumir responsabilidades y dimitir", ha subrayado Artadi. Para la líder independentista, la dejadez de funciones del gobierno municipal, tras el botellón del jueves por la noche, provocó un efecto llamada que derivó en los graves altercados del fin de semana.

Destrozos durante el macrobotellón por la Mercè / BCNLEGENDS
Destrozos durante el macrobotellón por la Mercè / BCNLEGENDS

BARCELONA, PASTO DEL VANDALISMO

Otro partido que ha exigido la dimisión de Batlle es Ciutadans. La presidenta del grupo municipal Mariluz Guilarte se ha mostrado muy contundente: "Si el PSC fuese responsable debería exigir la dimisión de Batlle y abandonar el gobierno municipal”. Para la edil naranja, los botellones y los disturbios se han enquistado en Barcelona y ha reclamado la necesidad de revertir la situación de inseguridad. “Barcelona no puede ser pasto del vandalismo y del caos sembrado por los violentos”, ha sentenciado.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.