ARCHIVADO EN:

La Unión Internacional para la Defensa de los Motoristas (UMI) prepara una demanda contra el Ayuntamiento de Barcelona por incumplimiento del Reglamento General de Circulación y la Ley de Seguridad Vial. También lamenta las acusaciones de la alcaldesa, Ada Colau, en las que señala que el exceso de velocidad es el factor concurrente en todos los siniestros de Barcelona.

El departamento de Seguridad Vial de la UMI interpondrá una demanda por la vía administrativa y luego en fiscalía tras el fallecimiento, el pasado jueves, de Martí Estela tras impactar su moto contra un automóvil y chocar contra un bloque de hormigón situado en la calle Balmes de Barcelona. Muy cerca de la Gran Via.

EL MALESTAR DE COLAU

Las palabras de Colau en su cuenta de Facebook, en las que criticaba a este medio por difundir la información, ha indignado a muchas asociaciones de motoristas. Muchas han sido las críticas que se han vertido en las redes sociales contra la alcaldesa de Barcelona y sus políticas de movilidad. Los partidos de la oposición también han censurado la política de movilidad del gobierno municipal.

La UMI, que ha replicado poco después el comunicado de Colau, recuerda que el pasado abril ya expresó su malestar contra la instalación de bolardos y bloques de hormigón en las calles de Barcelona por entender que eran muy peligrosos para los motoristas.

EL MARCO TÉCNICO

El departamento de seguridad vial de la UMI, que preside Juan Carlos Toribio, asegura que la alcaldesa de Barcelona “se sitúa muy lejos del marco técnico y legal”. Asegura, asimismo, que están preparando un informe y vídeo explicativo por considerar que la primera edil “está totalmente desorientada”.

El bloque de hormigón (del tipo New Jersey) de la terraza contra la que impactó el motorista / JORDI SUBIRANA
Bloques de hormigón en el lugar del accidente mortal de un motorista / JORDI SUBIRANA

En una conversación reciente con Metrópoli, Toribio aseguró que “Colau actuó correctamente” al pintar la calzada y, posteriormente, colocar los bloques de hormigón en las calles de Barcelona. “En las aceras se pueden poner terrazas, farolas, bancos, bolardos… Estos bloques son legales, pero también son peligrosos y conviene separarlos al máximo de la circulación”, comentó Toribio.

LOS BLOQUES DE HORMIGÓN

Los bolardos y bloques de hormigón, recordó Toribio, tienen cuatro objetivos fundamentales en el tráfico y en el entorno de la calzada: “Limitan físicamente los espacios y su distribución, impiden el estacionamiento sobre zonas peatonales, pueden impedir la invasión de vehículos en zona peatonal por accidente con trayectoria de salida y facilitan la percepción de velocidad”.

Motorista vocacional y experto en seguridad vial, Toribio pidió bloques deformables a baja energía de impacto para minimizar los daños y las lesiones. Este cambio lo está haciendo, por ejemplo, el Ayuntamiento de Fraga.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.