ARCHIVADO EN:

Ernest Maragall insiste en el pacto de máximos con Ada Colau, al 50% de responsabilidad en el Ayuntamiento de Barcelona, para configurar un gobierno de la ciudad para los próximos cuatro años. El candidato republicano ha dado este martes un paso más y ha ofrecido a Colau "un cargo de máxima responsabilidad y a su medida en el consistorio, una figura que todavía no existe y que hay que definir", pero que en ningún caso pasa por la alcaldía, que Maragall se reserva para él todo el mandato como fuerza más votada en las elecciones. La oferta va acompaña de un "paréntesis" en las negociaciones hasta que Colau se decida si optan por un gobierno con ERC o con el PSC.

En una rueda de prensa en la sede republicana, Maragall ha subrayado que los documentos del acuerdo ya están preparados para hacer un reparto de los ámbitos de responsabilidad en el Ayuntamiento de forma equitativa. El alcadable ha emplazado a Colau a reunirse directamente con él para encontrar una solución y qué papel "especial" se otorga a la alcaldesa en funciones en el nuevo consistorio. "Tiene que ser una figura al más alto nivel que podamos acordar tanto a nivel institucional y política. Es una pieza que todavía no ha existido", ha añadido Maragall.

INCOMPATIBLE CON EL PSC

ERC es de la opinión que la propuesta que ha hecho llegar a los comuns es incompatible con las negociaciones paralelas con el PSC, que necesitarían del apoyo de la plataforma de Manuel Valls, para que Colau fuera investida de nuevo alcaldesa. Para Maragall, la alcaldía de Barcelona no se puede convertir en una "subasta" y ha dicho que da por aparcadas las reuniones con Barcelona en Comú hasta que la alcaldesa se manifieste publicamente sobre sus preferencias para formar gobierno, los republicanos o PSC.

El exconseller de la Generalitat y exmiembro del PSC tampoco quiere que la líder de Barcelona en Comú siga insistiendo en un tripartito de izquierdas con los socialistas salvo que el grupo municipal del PSC acepte un referéndum de autodeterminación para Cataluña, pida la libertad de los políticos presos y apoye el cese de las acciones represivas contra Cataluña que a su parecer se están produciendo.

De esta manera, Maragall se ha sumado a las declaraciones del concejal de su formación, Jordi Coronas, que el lunes ya explicitó que ERC priorizaba un pacto con los comuns. Según Coronas, la idea es un pacto "bilateral" y "exclusivo", a tenor de que las dos formaciones han sacado 10 concejales, pero con Ernest Maragall de alcalde. El acuerdo se basaría en priorizar la lucha contra las desigualdades y la pobreza y poner en el centro de las actuaciones municipales políticas de progreso. El pacto incluiría también un posicionamiento del Ayuntamiento favorable a los derechos y libertades civiles vinculadas al proceso independentista. La propuesta deja de lado a Junts per Catalunya, la formación de Joaquim Forn y Elsa Artadi.