ARCHIVADO EN:

La situación es, cuando menos, atípica. El cabeza de lista de JxCat para el Ayuntamiento de Barcelona, Joaquim Forn, ha reconocido este sábado –desde la cárcel de Soto de Real Madrid– que le cederá su puesto a la número dos, Elsa Artadi, si no le “dejan salir”, convirtiéndose en una posible alcaldesa. Aun así, Forn no desiste y seguirá apostando hasta último momento por su figura como alcalde para ocupar el cargo en caso de que pueda salir de prisión y en caso de que ganara las elecciones municipales del próximo 26 de mayo.

"Si ganamos, defenderé mis derechos políticos y el 15 de junio me ofreceré para ser alcalde. Ahora bien, con la misma determinación y contundencia, también os digo que si no me dejan ser alcalde, Artadi será una gran alcaldesa", ha confesado.

QUIERE PARTICIPAR EN LA CAMPAÑA

Por otro lado, el exconseller de Interior, en prisión preventiva y juzgado por rebelión en el Tribunal Supremo, se ha quejado de que todavía no haya podido participar en la campaña después de que este viernes la Junta Electoral Central (JEC) le negara involucrarse en una rueda de prensa. Sin embargo, Forn confía en poder entrar en campaña por videoconferencia la próxima semana. "Si una cosa hemos demostrado es que somos los que luchamos hasta el final y no nos rendimos", ha comentado en la carta que ha leído Artadi en una rueda de prensa este sábado.

Según la última encuesta del CIS, JxCat quedaría en cuarta posición (con entre 5 y 7 concejales), por detrás de ERC, BComú y PSC. Los pronósticos no son alentadores teniendo en cuenta que el partido –antes PDeCat– es la segunda fuerza con más representación (9 concejales) del Ayuntamiento. Pero el equipo no desespera todavía y busca “la oportunidad de ganar” en los próximos comicios.