La teniente de alcalde de Urbanismo de Barcelona, Janet Sanz, ha planteado este martes impulsar una ordenanza o un plan de usos para regular la actividad de las cocinas fantasma, también conocidas como Dark Kitchens, y su expansión en la ciudad.

Lo ha dicho en una comparecencia en la Comisión de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad a petición de ERC, donde la concejal ha admitido que el Ayuntamiento está siguiendo dos casos de cocinas fantasma en la ciudad que han generado rechazo de los vecinos del entorno.

LES CORTS Y SANT MARTÍ

Sanz ha dicho que conocen el caso del número 10 de la calle de Felipe de Paz, en el distrito de Les Corts, donde se han suspendido las obras para construir 40 cocinas "porque se estaba construyendo encima de la cubierta".

Por otro lado, el consistorio sigue el caso del número 204 de la calle Puigcerdà, en el distrito de Sant Martí, donde se prevé construir 19 cocinas. "Por ahora sólo se ha comunicado la obra, pero no hay comunicado de actividades. Haremos seguimientos semanales", ha explicado.

Janet Sanz en el Ayuntamiento de Barcelona / EUROPA PRESS
Janet Sanz en el Ayuntamiento de Barcelona / EUROPA PRESS

La concejal ha recordado que se trata de un actividad nueva en la ciudad "producto de la situación en la que se encuentra el sector de la restauración desde hace unos meses", y ha añadido que se trata de una actividad no prevista en la normativa actual. Asimismo, ha tendido la mano al resto de grupos municipales para desarrollar un "plan de choque" para dar respuesta a esta situación, con especial atención a la inspección y a la regulación de la actividad junto al resto de administraciones.

FRENAR SU IMPLANTACIÓN

El portavoz de ERC en Barcelona, Jordi Coronas, ha pedido al Gobierno municipal que detenga los proyectos en marcha y "revisar de forma exhaustiva las licencias y regular su implantación con la herramienta más adecuada".

Francina Vila (JxCAT) ha reclamado "voluntad y creatividad en la interpretación" de la norma actual para frenar la puesta en marcha de las cocinas fantasma, y ha insistido en la necesidad de proteger las zonas residenciales de la ciudad de este tipo de actividad.

El concejal de Cs Celestino Corbacho ha instado a Sanz ha usar el "entramado jurídico" actual para frenar los proyectos en marcha hasta que no se apruebe una nueva normativa, mientras que Óscar Ramírez (PP) ha coincidido en que se debe actuar para detener los problemas de convivencia.

Las Dark Kitchens son cocinas utilizadas para ofrecer servicio de comida a domicilio sin contar con una parte de restaurante que atienda presencialmente a sus clientes. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.