ARCHIVADO EN:

Xavier García Albiol (Badalona 1967) es uno de los políticos más carismáticos y controvertidos del PP en Cataluña. Querido y vilipendiado a partes iguales por seguidores y detractores, su candidatura ha sido la más votada en Badalona en las tres últimas elecciones municipales. Albiol, sin embargo, solo fue alcalde de la cuarta población de Cataluña entre 2011 y 2015. Dolors Sabater (Guanyem Badalona en Comú), hace cinco años, y Álex Pastor (PSC), en 2019, le arrebataron la alcaldía tras pactar con otras fuerzas políticas. La reciente dimisión de Pastor, tras dar positivo en un control de alcoholemia y morder a un policía, añade más incertidumbre al tradicionalmente convulso gobierno de Badalona. Él, una vez más, se postula como la mejor solución y carga contra el resto de fuerzas políticas del consistorio badalonés.

¿Sorprendido por el incidente del ya ex alcalde Álex Pastor y su renuncia en las últimas 24 horas?

Sí. La verdad es que los hechos son muy llamativos y producen vergüenza a todos los badaloneses. Espero que podamos pasar página muy pronto para afrontar un presente y un futuro que no serán nada fáciles. Badalona está mucho peor ahora que hace un año.

¿Por qué Pastor fue elegido alcalde de Badalona siendo el PSC la tercera fuerza más votada en mayo de 2019?

Su proclamación como alcalde responde a la obsesión del PSC y de los partidos independentistas de que yo no gobernara. Eran capaces de repartirse la alcaldía cinco minutos antes de un pleno sin un proyecto y sin un modelo de ciudad. El único objetivo era que Xavier García Albiol no fuera alcalde.

El ya ex alcalde de Badalona le acusaba de ser populista y racista.

Pastor es muy osado e insulta a los vecinos de Badalona cuando hace este tipo de afirmaciones del candidato que obtiene el 38% de los votos y que casi dobla a la segunda y a la tercera fuerza política de la ciudad.

¿Activará una moción de censura en el Ayuntamiento de Badalona?

No hace falta. No da lugar porque Pastor ya ha dimitido y se tiene que convocar el pleno para elegir un nuevo alcalde de manera automática.

¿Cuál es la mejor solución para salir de esta crisis de gobierno?

Para pasar página hay que respetar la voluntad de los vecinos de Badalona expresada en las urnas, el pasado 26 de mayo. El resultado de las elecciones municipales fue meridianamente claro a favor de la candidatura que yo represento. Los experimentos que se ha realizado desde 2015, articulándose pactos entre partidos perdedores para evitar que pueda gobernar quien gana, han acabado mal para la calidad de vida de los badaloneses. El mejor ejemplo lo vimos en enero de este año. El Ayuntamiento encargó una encuesta de satisfacción y, por primera vez en la historia, suspendió. Para el PSC, no creo que estos pactos con los independentistas y los perdedores de las últimas elecciones le haya dado buenos resultados.

Xavier García Albiol en una imagen de archivo / EFE
Xavier García Albiol en una imagen de archivo / EFE

¿Se ve cómo alcalde de Badalona hasta 2023?

Si se aplica un criterio de responsabilidad, el 12 de mayo debería ser el alcalde de Badalona. Pero, insisto, la oposición ha demostrado un grado de inmadurez e irresponsabilidad importantes en los últimos años. Es el PSC quien debe decidir. Debe reflexionar si los pactos entre partidos perdedores han beneficiado a Badalona, que no, y si les han beneficiado a ellos, que tampoco.

¿Sinceramente cree que el PSC dará un paso atrás?

Soy incapaz de poder valorar qué va a hacer el PSC.

¿Con qué partido se sentiría más cómodo para gobernar Badalona?

Con ninguno, evidentemente. Pero el debate no se centra ahora en ideologías, sino en sacar a Badalona del pozo en el que estamos instalados. Espero que se pueda crear un gobierno lo más amplio posible para dar respuesta a las necesidades de Badalona en los próximos tres años.

Álex Pastor se explica durante una entrevista concedida a Metrópoli Abierta / LENA PRIETO
Álex Pastor, durante una entrevista concedida a Metrópoli en el Ayuntamiento de Badalona / LENA PRIETO

¿Qué necesita ahora Badalona?

Badalona necesita estabilidad y un proyecto de ciudad que vaya acompañado de un liderazgo. Esto es, precisamente, lo que no ha ocurrido en los últimos cinco años. Badalona no necesita más pactos de perdedores que han significado un retroceso para la ciudad. Y todavía menos en una situación tan compleja como la actual. Badalona tiene una triple crisis: una crisis de gestión en el Ayuntamiento; una crisis de imagen porque somos el hazmerreír del conjunto de España y la vergüenza de nuestra propia ciudad; y una crisis motivada por el Covid-19 que puede tener unas consecuencias económicas y sociales letales. Ahora tenemos que ir todos a una, sin líneas rojas.

¿En qué aspectos Badalona está peor ahora que en 2015?

Ha retrocedido en calidad de vida, en el mantenimiento de las calles y en materia de seguridad. Hoy Badalona es una ciudad con graves problemas de inseguridad en algunas zonas y no tiene un proyecto claro. No sabe hacia dónde va. Yo sí tengo hacia dónde debe ir Badalona en los próximos años.

¿Por qué el Ayuntamiento de Badalona ha estado, históricamente, tan fragmentado? Desde la restauración de la democracia en España, solo ha habido una mayoría absoluta en 1991, con el socialista Joan Blanch en la alcaldía.

Badalona es una ciudad plural, una ciudad con un contenido ideológico de izquierdas, pero que en las elecciones municipales se pronuncia de forma mayoritaria a favor de la candidatura que yo represento. Como mínimo, desde 2011. Creo que es un signo de inteligencia y madurez política de los vecinos, que saben diferenciar cada convocatoria electoral.

En Barcelona, la inseguridad es percibida como el gran problema de la ciudad por dos de cada tres habitantes. ¿Esta crisis de seguridad es extrapolable a Badalona?

Badalona no es una ciudad que tenga muchos más problemas de seguridad que otras poblaciones de su dimensión, pero algunas zonas tienen problemas muy serios de convivencia, de incivismo y de delincuencia. Las personas que viven en estos barrios lo pasan francamente mal. Desde 2015 hasta 2018 también hubo un desmantelamiento de la Guardia Urbana que explica que la inseguridad sea uno de los principales problemas que perciben los vecinos.

¿Qué medidas se pueden tomar en Sant Roc para erradicar la delincuencia y las actitudes incívicas que usted ha denunciado?

En Sant Roc se tiene que trabajar de manera transversal, como hice durante mi mandato. Se tiene que potenciar la atención a los servicios sociales, en los que también incluyo la educación para evitar altos índices de absentismo de la población menor que vive en este barrio. También se tienen que reforzar las políticas de seguridad. En mi proyecto estaba la construcción de una comisaría de la Guardia Urbana para transmitir una sensación de confianza a los vecinos. Yo instalé una comisaría provisional que posteriormente cerró el gobierno de Guanyem.

Escultura en la plaza Roja de Sant Roc / G.A
Escultura en la Plaza Roja en Sant Roc, Badalona / GUILLEM ANDRÉS

¿Los comunes veían a la policía como un enemigo?

Sí. Esa idea forma parte del pensamiento de las personas que defienden el proyecto político de Guayem Badalona en Comú. Ellos entienden que los problemas de delincuencia no se tienen que resolver con medidas expeditivas, sino con medidas de concienciación. Yo defiendo que la solución no está en la represión, pero la presencia de la Guardia Urbana es necesaria para mantener el orden. Cuando yo fui alcalde, los índices oficiales de delincuencia, según los Mossos d’Esquadra, bajaban año tras año. Desde 2015, las cifras han aumentado.

¿Qué papel debe jugar Badalona en el Área Metropolitana de Barcelona?

Badalona es la cuarta ciudad más grande de Cataluña y, necesariamente, debería tener una capacidad de liderazgo similar a la que pueda tener L’Hospitalet. Hoy, Badalona no es referente de nada ni de nadie, y pienso que tenemos el potencial necesario para ser un referente metropolitano y del conjunto de Cataluña.

¿Qué aspectos debe potenciar Badalona en los próximos años?

Badalona debe mantener su tejido industrial y comercial. También debería explotar un ámbito que forma parte de los tesoros ocultos de la ciudad como son todas las actividades relacionadas con el turismo. Badalona tiene 8 kilómetros de playa y estamos a 15 minutos de Barcelona. Nuestro litoral, nuestra fachada marítima, no la puede disfrutar una ciudad como L’Hospitalet, que es un buen referente en la organización de eventos económicos y oferta hotelera. Badalona también tiene la posibilidad de convertirse en un centro de referencia de investigación biomédica a nivel internacional con Can Ruti, el Instituto Guttmann y la Fundación Josep Carreras. Es importante que Badalona recuperé el proyecto que yo inicié como alcalde.

¿Badalona y las poblaciones del Barcelonés Nord reciben peor trato que los municipios del Llobregat por parte del Área Metropolitana de Barcelona?

Sin duda. Badalona no ha tenido un liderazgo político potente en sus alcaldías. Y lo mismo podemos decir de Santa Coloma y Sant Adrià del Besòs. Las únicas excepciones en el Barcelonès Nord fueron Bartomeu Muñoz, aunque luego acabó mal, en Santa Coloma y Joan Blanch, que supo relanzar Badalona en los años 80 y 90.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.