Confirmado. Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, y Eloi Badia, regidor de Presidencia, Agua y Energía, han fracasado en su desesperado intento por crear una funeraria pública por motivos ideológicos y electorales. En el pleno extraordinario de este miércoles, PDeCAT, Ciudadanos, PSC y PP han votado en contra. Incluso ERC, que ha optado por la abstención, se ha desmarcado de las presiones de Colau. 

Sònia Recasens, regidora del PDeCAT, sacó los colores de Colau tras denunciar su gesticulación en un tema tan sensible como el de los servicios funerarios. “Estamos hablando de un tema que merece la máxima sensibilidad en el que deberíamos alejarnos de posiciones demagógicas”, deslizó Recasens.

EL DERRUMBE DE MONTJUÏC

En su intervención, la regidora del PDeCAT lamentó que “no hubiera hecho un video, ni tan siquiera un simple tuit, cuando hubo un derrumbe de 144 nichos en Montjuïc”. “Han cometido ustedes el mayor ejercicio de irresponsabilidad de la historia de este ayuntamiento. Ustedes tienen dos sillas en el consejo de administración de Serveis Funeraris de Barcelona (SFB) y año tras año aprueban las tarifas”.

Koldo Blanco, regidor de Ciudadanos, también argumentó que la formación naranja votará en contra de la funeraria pública de Colau, a quien recordó que no supo gestionar la crisis de Montjuïc tras el hundimiento de 144 nichos. “No son buenos gestores”, remarcó Blanco.

LA ABSTENCIÓN DE ERC

Jordi Coronas, regidor de ERC, también censuró a Colau las presiones de los últimos días y, sobre todo, su acoso a la empresa Mixta, SFB. “Prefieren montar campañas antes que resolver los problemas reales de la ciudadanía. No son capaces de gestionar ni gobernar”, ha dicho Coronas antes de anunciar la abstención de los republicanos.

Carmen Andrés, regidora del PSC, se posicionó a favor de regular los precios de los servicios funerarios “de manera transparente” y censuró las presiones de Badia para cambiar el voto de su formación, contrario a los intereses de los comuns. “En este proyecto hay demasiadas sombras y ahora nos anuncian que abrirán un expediente sancionador a SFB, empresa de la que es accionista el Ayuntamiento de Barcelona. Ahora dicen que hay malas praxis y, curiosamente, no han investigado nada hasta ahora”, expuso Andrés, quien también ha denunciado que el actual gobierno municipal "ha presionado a los trabajadores de SFB".

EL PP TAMBIÉN VOTA EN CONTRA

Alberto Fernández Díaz, presidente del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, también justificó su voto negativo. “El gobierno municipal promueve una empresa funeraria municipal que ya existía en Barcelona, y que ya la vendieron”, recordó Fernández.

Marta Rovira, regidora de la CUP, anunció que la formación independentista antisistema votaría a favor de la funeraria pública de Colau. También votó a favor Juanjo Puigcorbé, concejal no adscrito tras su ruptura con ERC.