Ada Colau junto con Janet Sanz, el martes en el Zoo de Barcelona / EFE - ALEJNADRO GARCÍA
Ada Colau junto con Janet Sanz, el martes en el Zoo de Barcelona / EFE - ALEJNADRO GARCÍA

Colau se multiplica: de imitar a Irene Montero a inaugurar guarderías para salir en la foto

La alcaldesa sale del ostracismo y comienza una frenética campaña de imagen pública con famosos y en actos a los que antes ni se asomaba

Guardar
Periodista

O mucho o nada. La alcaldesa de Barcelona se ha vuelto omnipresente desde que anunció su intención de repetir, por tercera vez, como candidata de los comunes en las próximas municipales. De estar prácticamente escondida, ha salido del armario de repente, multiplicando su presencia en actos de todo tipo, pero sólo después de su decisión electoral. La agitada vida social de la alcaldesa no tiene nada que ver con la de hace unas pocas semanas, cuando estaba prácticamente desaparecida. Algunas fuentes internas del consistorio dicen que incluso con el carácter muy voluble, consecuencia, en parte, de algunos proyectos personales que no han salido como ella pretendía.

Pero desde que anunció su repetición como candidata de los comunes, todo ha cambiado: se deja ver, socializa con el entorno y reparte sonrisas a diario. La última semana, ha pisado barrio, una iniciativa que hacía tiempo que no practicaba con la frecuencia debida. Y ha chupado mucha cámara. En la gala La Orgullosa, a finales de junio, dejó entrever ya una cierta predisposición a abandonar el enclaustramiento al que se había sometido, dosificando sus salidas. En esa ocasión, se soltó a bailar en medio del escenario, con la influencer Samantha Hudson, que acabó pidiendo el voto para Colau en una acción de dudosa ética política.

Ada Colau, con los tenientes de alcaldía Janet Sanz, Laura Pérez y Jordi Martí, este jueves en Barcelona / EUROPA PRESS
Ada Colau, con los tenientes de alcaldía Janet Sanz, Laura Pérez y Jordi Martí, este jueves en Barcelona / EUROPA PRESS

UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

Pero la salida del armario del ostracismo de Colau llegó la última semana. La alcaldesa se multiplicó en actos públicos y de ello dan fe dos cosas: las comunicaciones tanto suyas como de los comunes a través de Twitter y de Telegram y, sobre todo, la cuenta de Instagram de la propia Colau, que desde hace un tiempo utiliza como la herramienta más fiable de promoción personal. En una de cal y otra de arena, porque mezcla actos de cariz político con acciones más frívolas o de socialité, actos que hace un tiempo eran despreciados públicamente no sólo por ella, sino por su entorno. Ahora ha entrado en una etapa en la que ya no le hace ascos a nada. En otras palabras, Colau aparca los escrúpulos en la cuneta y se lanza a recuperar imagen y protagonismo social, tanto político como lúdico.

En esta semana, la alcaldesa de Barcelona se dejó fotografiar con las triunfitas Aitana y Amaia, recibió al campeón olímpico de hoquei plus (de los Special Olimpics) Marc Campadabal o se dejó ver en las obras del inicio del derribo del Aquarama del Zoo, una iniciativa que los comunes consideran crucial en su política de cambio de mentalidad de la ciudadanía respecto a los parques zoológicos.

Samantha Hudson y Ada Colau en la gala de clausura del Orgullo / TWITTER
Samantha Hudson y Ada Colau en la gala de clausura del Orgullo / TWITTER
 

IMITANDO A IRENE MONTERO

Pero también tuvo tiempo para publicar una serie de fotografías con el repóker de mujeres que dominan la política de los comunes: Candela López, Jessica Albiac, Laura Pérez y Janet Sanz aparecen en distintas poses rodeando a Colau, en una fotografía que recuerda a las selfies que la ministra Irene Montero sacó con su guardia de corps en Nueva York durante su último viaje a la ciudad estadounidense. Las circunstancias, evidentemente, no son las mismas, pero como vale más una imagen que mil palabras, no dejan de ser paradigmáticas las similitudes de ambas acciones de comunicación. “Mujeres que admito porque son brillantes y alegres y lo más importante: están siempre, porque no se escaquean nunca y, al contrario, están siempre dispuestas a ayudar y a liderar en los momentos más difíciles. ¡Guapas!”, escribió Colau en su post.

En estos agitados días, Colau asistió también a otro evento ciudadano: inauguró una guardería en el distrito de Sants-Montjuïc. “Desde que llegamos al Ayuntamiento, hemos abierto ocho nuevas guarderías y hemos internalizado tres que el anterior gobierno había privatizado. En total, hemos ganado casi 1.000 plazas públicas. Queda mucho por hacer, pero no nos resignamos. Seguimos impulsando nuevas escuelas y poniendo la pequeña infancia en el centro”, escribió junto a un triunfalista vídeo propagandístico que hace sonrojar al más bregado por su confección y contenido.

AL ESTRENO DE ‘SAFO’

La semana fue más intensa: paralelamente, editó otro vídeo con el discurso de una vecina de La Marina y un vídeo-Nodo sobre la ley de memoria histórica que políticamente refuerza el posicionamiento de los comunes. Un vídeo de estas características tiene, sin embargo, mejor justificación que el colgado el día anterior sobre las guarderías. También tuvo tiempo para asistir al estreno de Safo y fotografiarse con el elenco de la obra: Christina Rosenvinge, Irene Novoa y Juliane Heinemann. “Escuchad a ’las musas’ que nos devuelven el canto de Safo y con ella el deseo y la voz propia que nadie nos podrá robar”, escribió al lado de una galería de ocho fotos en las que aparecen escenas de la obra y de la alcaldesa con las protagonistas.

Cartel de la Favb sobre la ocupación del Saló de Cent / FAVB
Cartel de la Favb sobre la ocupación del Saló de Cent / FAVB

Para terminar, Colau sacó pecho con otra acción: “Esta semana, el movimiento vecinal ocupó el Ayuntamiento y tienen todo el derecho a hacerlo: la mejor Barcelona se consiguió gracias a las luchas vecinales, que han llevado dignidad, democracia y servicios públicos a todos los barrios”. Fue en el 50 aniversario de la Federació d’Associacions de Veïns de Barcelona (FAVB) que, bajo el lema Ocupem el Saló de Cent, convirtieron el acto institucional previsto en un acto reivindicativo para reclamar demandas históricas. Todo estaba previsto. Nada se dejó al azar. La protesta le iba bien a la organización vecinal y a la cúpula municipal. Y así lo hizo constar Ada Colau en su Instagram, donde también colgó siete fotos y un vídeo. “No os perdáis el vídeo del coro infantil del Raval de la Escola de Músics cantando a Jaume Sisa”, aconsejaba la alcaldesa.

Daniel Céspedes, vecino de Barcelona, replicó a los comentarios de Colau: “Señora Colau, tiene usted una curiosa forma de ver o entender las cosas. Ocupar un Ayuntamiento no es un derecho ni una opción por la que deba usted estar orgullosa, es una manifestación clara de que como institución no funciona, en este caso el Ayuntamiento que usted preside”. Todo un sonoro sopapo intelectual que le llega en su semana más movida y de mayor proyección pública del año. Y un aviso a la alcaldesa: los vecinos no son tontos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.