El Ayuntamiento de Barcelona vuelve a la carga contra los anunciantes online de pisos turísticos. El gobierno de Ada Colau amenaza a Airbnb, Homeaway, Booking y a la patronal Apartur con multas "en el plazo de un mes y medio" si no se limitan a anunciar los 9.600 pisos turísticos legales que hay en la ciudad. El Ejecutivo local ha amagado con lanzar una campaña en su contra si no "cumplen con la legalidad" en el plazo marcado.

El ultimátum lo ha hecho público este martes la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, que ha informado que "todas incumplen en algún u otro aspecto" el marco legal, por lo que el Ayuntamiento exige acciones inmediatas a estos operadores.

NINGUNA DE ELLAS CUMPLE LA LEY AL 100%

Según Sanz, "tienen la opción de cumplir la ley o no hacerlo, y a día de hoy "no hay ninguna que lo haga al 100%". Por ello, ha señalado directamente a Airbnb, Homeaway, Booking y Apartur, aunque no a Tripadvisor, que si bien estaba en la mesa bilateral en el pasado, este martes no ha acudido a la reunión de los operadores con el Ayuntamiento.

La amenaza de Sanz y Xavier Marcé, edil de Turismo e Industrias Creativas, se concreta en dos aspectos. Por un lado, en el de "retomar la vía sancionadora" con las intermediarias de apartamentos vacacionales.

SANCIONES Y CAMPAÑA EN CONTRA

"Si no hay cumplimiento se volverá a la vía sancionadora que prevé la legalidad", ha subrayado la teniente de alcalde de Urbanismo. "La voluntad es que cumplan voluntariamente y dejen de anunciar pisos turísticos sin licencia", ha insistido Sanz.

Pintada contra los pisos turísticos / EFE
Pintada contra los pisos turísticos / EFE

Por su parte, Marcé (PSC) ha avanzado otra de las acciones posibles del Ayuntamiento contra estas plataformas. "Existe la posibilidad de realizar una campaña informativa entre los turistas para saber a quién está contratando y qué consecuencias genera", ha anunciado el concejal socialista.

PISOS CERADOS

Esta amenaza gubernamental llega casi 12 meses después de que el Ejecutivo local anterior de Barcelona en Comú (BComú) sacara pecho del cierre de 3.038 pisos turísticos ilegales en marzo de 2019.

La propia Janet Sanz señaló que desde la puesta en marcha del plan de choque en 2016 el consistorio redujo la oferta ilegal en un 95%. En los últimos cinco años, el Ayuntamiento de Barcelona ha abierto mas de 16.000 expedientes a pisos turísticos a raíz e los cuales ha ordenado el cese de actividad a 6.300, abierto expedientes sancionadores a más de 8.000 y ejecutado casi 400 precintos.

MULTAS A LAS PLATAFORMAS

En el caso de las plataformas turísticas, Barcelona ha impuesto dos multas de 30.000 euros por anunciar apartamentos turísticos ilegales a Homeaway, que la plataforma ha pagado.

El consistorio ha impuesto a Airbnb otras dos, también por 30.000, así como otra de 600.000 euros por incumplimiento reiterado, que han sido recurridas ante los tribunales.

AIRBNB TOMARÁ MEDIDAS

Por su parte, Airbnb ha asegurado que trabaja con las autoridades locales para eliminar operadores comerciales ilegales "desde junio de 2018". La plataforma norteamericana sostiene que cuando tienen constancia de anuncios en Barcelona que están infringiendo las regulaciones, toman "las medidas adecuadas".

En este sentido, la firma californiana ha lanzado una serie de nuevas medidas y actualizaciones de sus políticas, con el objetivo de reforzar la seguridad y confianza en la plataforma. Para ello, verificarán los siete millones de anuncios en la plataforma durante 2020, establecerán líneas de comunicación directas específicas para vecinos y autoridades locales e impulsarán una política clara de prohibición de fiestas y eventos en los pisos de Airbnb.