Ciutadans ha pedido al Ayuntamiento de Barcelona anular las tasas y tributos aprobados el pasado de enero. Para la líder del partido naranja, Mariluz Guilarte, el aumento de los impuestos agravará más la crisis que tendrán que soportar las pymes y colectivos como los restauradores.

"La tasa de terrazas", ha subrayado Guilarte en el pleno extraordinario del Ayuntamiento de Barcelona sobre el coronavirus. Para la edil, el debate de este viernes es insuficiente. "Tendría que ser algo más que un pleno informativo". Guilarte ha hecho un llamamiento a Colau para trazar "una hoja de ruta" con todos los grupos municipales para salir de la crisis.

NECESIDAD DE UN NUEVO PRESUPUESTO

El presidente del grupo municipal del PP, Josep Bou, también considera que la derrama de impuestos de los próximos meses será un importante problema para las pequeñas y medianas empresas de la ciudad. "El aplazamiento de los impuestos no es suficiente, no funciona", ha dicho. Manuel Valls, concejal de Barcelona pel Canvi, ha pedido revisar las Ordenanzas fiscales y aprobar un nuevo presupuesto.

La alcaldesa Ada Colau, como ya avanzó Metrópoli Abierta, ha reconocido que el Ayumtamiento tendrá que aprobar un nuevo presupuesto. "Habrá que afrontar las nuevas necesidades sociales y ayudar a los titulares de actividades económicas que lo están pasando peor", dijo la edil de Hacienda, Comercio y Mercados, Montserrat Ballarín, en una entrevista a este medio.

"Si las empresas no tienen ingresos no podrán pagar", ha añadido Guilarte, que también ha reclamado una exención fiscal para los colectivos vulnerables este 2020. La edil naranja ha pedido hacer uso del fondo de contingencia (75 millones) y el superávit municipal (64 millones), y reclamar a la Generalitat los 300 millones que debe al consistorio, para luchar contra la pandemia.

REDUCCIÓN DE SUELDOS DE LOS CONCEJALES

En términos parecidos se ha expresado Bou, que también ha exigido acabar con los gastos superfluos del Ayuntamiento, la eliminación de las subvenciones de carácter ideológico a entidades y la reducción del sueldo que perciben los concejales municipales.

El exprimer ministro francés ha expresado que una de las urgencias de la ciudad, más allá de la sanitaria, es "apuntalar la economía". "Tenemos que ayudar a los sectores más afectados por la crisis, como restauración y comercio. También al mundo de la cultura", ha precisado Valls.

2022, EL AÑO DEL RELANZAMIENTO

El edil aboga para que 2022 sea el año del relanzamiento de Barcelona. Valls ha pedido que se lleve a cabo una gran campaña de proyección internacional para recuperar el turismo que se perderá y ha defendido la colaboración público-privada para salir de la crisis. 

En su turno de respuesta a los grupos de la oposición, el primer teniente de alcaldía, Jaume Collboni, ha recordado que el Ayuntamiento ha presentado una partida de 25 millones de euros para ayudar a Pymes y autónomos. "Hemos ido más allá de lo que nos toca como consistorio", ha recalcado Collboni, para quien si se toca la fiscalidad "se debilita el sistema público"

UNA MESA DE CIUDAD 

Desde las filas republicanas, Ernest Maragall ha abogado por crear una mesa de ciudad, "no una mesa de partidos". "La pandemia es un problema de la sociedad, no es un problema de los partidos". Valls también se ha mostrado partidario de hacer una mesa de ciudad para luchar contra el coronavirus.

Para la jefa de filas de Junts per Catalunya, Elsa Artadi, el gran esfuerzo lo tienen que hacer las administraciones, "no las pymes o los ciudadanos".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.