Todo el Gotha del PdeCAT (ex Convergència) se ha dado cita en la tarde-noche de este miércoles para arropar a Neus Munté en su presentación oficial como candidata del partido a la alcaldía de Barcelona. En el incomparable marco del recinto modernista del antiguo Hospital de Sant Pau, la 'guardia pretoriana' convergente-demócrata-catalana se ha unido en torno a quien deberá luchar, en mayo de 2019, por la silla curul del consistorio. Una butaca que en estos momentos ocupa la gran 'bicha' de toda la oposición, Ada Colau, a quien quieren sacar de la plaza Sant Jaume.

Entre la cohorte pdecadista, sentada frente a ella en el estrado, todos los grandes nombres, muchos 'ex' en su biografía actual: el ex presidente catalán Artur Mas, el ex alcalde de Barcelona Xavier Trias; el ex conseller de Cultura Ferran Mascarell, el ex conseller de Presidencia Francesc Homs; la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, y la coordinadora del PDeCAT y diputada Marta Pascal.

El amarillo ha sido el color dominante, en solidaridad con líderes soberanistas presos, a los que Munté ha hecho temprana referencia en su discurso y a quienes, como es habitual, se les ha guardado una silla vacía con un gran lazo sentado.

Frente a todos ellos y una concurrida representación (unas 500 personas) de fieles convergentes (la media de su edad podría cifrarse en +50 y +60), la candidata a la alcaldía de Barcelona y actual presidenta del partido ha asegurado que trabajará “para liderar una lista transversal con el objetivo de la máxima unidad y poder ser alcaldesa".

Tras narrar su vinculación sentimental a Barcelona desde su niñez (se crió en el barrio, entre la Sagrada Familia y Sant Pau), Munté ha dejado entrever la estrategia para alcanzar el gran objetivo: pactar con quien sea necesario para echar a Colau y sus comunes.

Mas y Pascal conversan, con Munté y Trias detrás / MIKI
Artur Mas y Marta Pascal conversan, con Neus Munté y Xavier Trias detrás / MIKI

“Soy partidaria de superar el perímetro de nuestro espacio político, de ambicionar un espacio ampliado, donde todo el mundo tenga cabida a partir de su compromiso con Barcelona, con el país del cual Barcelona es la capital”, ha dicho textualmente. Y respecto a Colau, ha definido su mandato con un “demasiadas gesticulaciones, pocos resultados; tiempo perdido y dejadez”.

En cuanto a Ciudadanos, Munté lo ha dicho alto y claro: “Es necesario evitar que una formación política así, profundamente contraria a los rasgos más esenciales del país y la ciudad, lengua, cultura, convivencia, pueda convertirse en la lista con más opciones de alcanzar la alcaldía".

REMUNTEM!

El eslogan de la campaña de Munté y el PDeCat no deja lugar a dudas: 'Remuntem! Barcelona' (¡Remontemos! Barcelona)'. Remontar para volver a los tiempos de Trias (al que ha elogiado constantemente) al frente del consistorio, esta vez con una mujer de armas tomar y muy segura de sus posibilidades. No en vano, dicho lema juega con el apellido de la alcaldable (Re-Munté), quien ha pedido que la ayuden a liderar “una alternativa de gobierno real, que sea punto de encuentro y confluencia de todo quien quiera sumar”. Es decir, otro guiño a otras fuerzas anti-Colau (¿tiros dirigidos a ERC, favorita a un año vista?).

Neus Munté, en un momento de su alocución / MIKI
Neus Munté, en un momento de su alocución en el hospital de Sant Pau / MIKI

Munté ha hablado de todo lo que haría con Barcelona desde la alcaldía y ha resumido que quiere que sea una ciudad donde se “combata el comercio ilegal y el uso fraudulento de los servicios públicos de transporte; donde se respete el descanso de los vecinos y se sepa combinar con los que quieren disfrutar de su tiempo de ocio en el espacio público; una ciudad sin complejos de saberse 'cap i casal' de una realidad nacional todavía inacabada, pero que queremos plena”.

"Una ciudad segura, con más efectivos de la Guardia Urbana y pleno apoyo al cuerpo y a los equipos de emergencias; que haga frente al incivismo, pero también al machismo y a la homofobia, y de la que cuidemos entre todos, una ciudad convivencial, para ser vivida y convivida, con derechos y obligaciones, donde la conciliación de las familias sea un elemento clave”, ha añadido.

Neus Munté, al fondo, durante su discurso ante sus correligionarios / MIKI
Neus Munté, al fondo, durante su discurso ante sus correligionarios / MIKI

Al final, ha quedado en el ambiente modernista de la plaza lo que ha dicho la introductora de Munté en el acto, la ex consellera de Gobernación Meritxell Borràs: “Neus debería llamarse Esperanza, porque esperanza es lo que nos aporta su candidatura”.