Duras críticas a Ada Colau por la subida del precio del transporte público en Barcelona. La alcaldesa se está llevando todos los palos de los partidos de la oposición por el incremento de las tarifas del transporte público y, en especial, de la T-10. El título más utilizado de la ciudad por los viajeros pasará de 9,95 a 10,20 euros, 25 céntimos más. Lo más curioso del caso es que quien ha subido los precios ha sido la Autoritat del Transport Metropolità (ATM), un consorcio del que tiene la mayoría la Generalitat de Catalunya, con un 51% de la participación.

Aún así, Colau concentra buena parte de los reproches y nadie entona un mea culpa. Además de la Generalitat, forman parte de la ATM el Ayuntamiento de Barcelona, el Área Metropolitana de Barcelona y la Asociación de Municipios por la Movilidad y el Transporte Urbano, que tienen el restante 49% de participación.

Hasta el 27 de octubre, la Generalitat estuvo gobernada por Junts pel Sí (PDeCat y ERC), y ahora está intervenida por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, en virtud de la aplicación del artículo 155. En el Área Metropolitana, gobiernan Entesa pel Progrés Municipal --grupo que integra al partido de Colau-- y PSC, con la alcaldesa como presidenta, y el alcalde socialista de Cornellà, Antoni Balmón, como vicepresidente ejecutivo.   

El socialista Jaume Collboni, hasta hace un mes y medio socio de Colau en el gobierno municipal, ha dicho "que subir el precio del transporte público por encima del IPC y de la revalorización de los salarios castiga directamente a las familias trabajadoras de Barcelona". Collboni ha definido el incremento de los precios como un "tarifazo".

El edil del PSC ha acusado a Colau de "dar la espalda a los barceloneses". "Nos hace pagar a los ciudadanos el fracaso de su política de movilidad", ha añadido el líder socialista, que fue junto al entonces alcalde Xavier Trias el artífice de la bajada de los precios del transporte público en Barcelona hace tres años.

DEMAGOGIA POPULISTA

Precisamente, Trias, líder del PDeCAT en el consistorio, ha denunciado lo que considera una "sumisión" de la alcaldesa de Barcelona al Estado, "que sigue sin aportar lo que corresponde al transporte de Barcelona", y ha asesgurado que el hecho de que el Ayuntamiento "no haya querido mantener la congelación de las tarifas desenmascara la demagogia populista de los comuns". 

Trias considera que Colau ha abandonado a los ciudadanos de Barcelona, "pactando un aumento de las tarifas que impacta gravemente en los bolsillos de los que más están sufriendo la lenta recuperación de la crisis económica... Ni los sueldos ni las pensiones suben un 2,5%. La gente tiene muchos problemas para mantener sus ingresos. La insensibilidad y la lejanía de la realidad del gobierno Colau es inaudita", ha subrayado el exalcalde de Barcelona.

Para el concejal de Ciutadans en el Ayuntamiento de Barcelona, Santiago Alonso, "Colau ha avalado y ha ejecutado un aumento de tarifas diseñado por CiU [ahora PDeCAT]". Según Alonso, "la alcaldesa engaña de nuevo a sus votantes incumpliendo una de las máximas de su programa, que era bajar el precio del transporte público".

INCAPAZ DE CONGELAR

El líder del PP en el Ayuntamiento, Alberto Fernández, ha valorado como "injusto y abusivo aumentar las tarifas por encima del IPC". Según Fernández, Colau ha sido "incapaz" de mantener la congelación de los precios después de la bajada de hace tres años "y pretende buscar excusas para justificar la subida señalando al Estado como el principal culpable, ya que le exige incrementar su aportación al sistema de transporte público". Hace unos días, Colau pidió al Estado que incrementara su aportación al transporte público de Barcelona en 40 millones para frenar la subida de los precios.

Más ecuánime se ha mostrado el líder de ERC en el Ayuntamiento Alfred Bosch, que ha lamentado que la subida se aplique ahora, antes de la llegada de la T-Mobilitat, "una tarjeta inteligente que permitirá adaptar los precios a las frecuencias de usos y a las situaciones sociales". La T-Mobilitat no entrará en marcha, en el mejor de los casos, antes del 2019.

Metrópoli Abierta ha intentado este jueves hablar con la concejal de Movilidad, Mercedes Vidal, para conocer su opinión sobre la subida de las tarifas y las críticas de la oposición. El departamento de prensa de Colau no lo ha creído oportuno y ha remitido a este medio a las declaraciones de la teniente de alcalde, Janet Sanz, antes de conocerse el aumento de las tarifas. Sanz se ha limitado a pedir responsabilidad a todas las administraciones --en clara referencia al Estado-- para evitar la subida y que el deseo de Colau era congelar las tarifas.