El gobierno de Colau ha vuelto a ser protagonista de unos nuevos recortes. Esta vez, ha afectado a las subvenciones que se otorgan a las comunidades de vecinos para que lleven a cabo obras de rehabilitación. Y es que este año, la partida municipal destinada a este fin ha descendido un 54% respecto a la del pasado año, lo que significa pasar de 31,19 millones a 13,71 millones de euros, según ha informado Crónica Global.

Esta disminución del presupuesto significa, además, un incumplimiento de la cifra que avanzó la concejal de Urbanismo, Janet Sanz, el pasado mes de febrero, al asegurar que se alcanzarían los 18 millones.

NUEVOS PROGRAMAS

Con tal de justificar este 'tijeretazo', el gobierno municipal se ha escudado en el inicio de nuevos programas que anteriormente no existían. Con los datos en la mano, se puede comprobar 2019 es el segundo año consecutivo en el que caen estas ayudas, que en 2017 alcanzaron los 37,85 millones de euros. Los 13,71 millones del presente año, son incluso inferiores a la partida de 2012, en plena crisis económica, donde el importe ascendía a 19,25 millones de euros.

Koldo Blanco, concejal en el Ayuntamiento de Barcelona por Ciudadanos, ha criticado este recorte, afirmando que "la cifra contradice a la que presentó Janet Sanz". De la misma manera, el edil ha afirmado que denunció la gran reducción de inversión llevada a cabo por los 'comuns' en un consejo plenario, una denuncia que fue negada por la alcaldesa.