ARCHIVADO EN:

Alfred Bosch ya es, oficialmente, excandidato de Esquerra Republicana a la alcaldía de Barcelona. El político ha presentado su renuncia de manera formal y ha propuesto como su sustituto al frente de la lista del partido republicano a su compañero de partido Ernest Maragall.

El ya excandidato republicano, líder del partido en el consistorio barcelonés, ha decidido por sorpresa retirar su candidatura a la carrera electoral, y ha reconocido que es un momento muy duro para él: “Las horas difíciles requieren coraje. Y para mi esta es una hora difícil y agradezco el apoyo de la gente. Anuncio oficialmente mi renuncia a la candidatura a la alcaldía y os pido que escogais a Ernest Maragall como mi sustituto”.

NUEVAS PRIMARIAS

ERC todavía no ha decidido quién será el candidato que sustituya a Bosch en la carrera electoral, aunque todo apunta a que el elegido será el actual conseller de Exteriors. Bosch sí ha pedido al partido que convoque elecciones primarias para elegir al nuevo candidato a la alcaldía, y ha asegurado que no tiene la intención de renunciar a su carrera en el mundo de la política: “Yo seguiré aquí picando piedra, al frente del grupo municipal. Y si en el futuro hay otra misión en la que pueda ser útil, estoy a disposición del partido”.

De todas formas, la renuncia de Bosch, que no era partidario de que ERC se integrara en la lista única independentista promovida desde los más adeptos al ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, abre algunos escenarios.

¿LISTA INDEPENDENTISTA?

De hecho, nadie en el seno del partido republicano ha descartado la posibilidad de que se produzca una única candidatura entre todos los partidos independentistas, como propugna Puigdemont.

El hombre que encabeza la lista de preferencias en el seno del partido es Ernest Maragall, actualmente conseller de Exteriors de la Generalitat, cargo al que debería renunciar para presentarse a la candidatura. De hecho, el propio Alfred Bosch ha propuesto a Maragall como su sustituto en la lucha electoral.

Maragall cuenta con la ventaja de haber sido un íntimo colaborador de su hermano Pasqual durante la época en que este fue alcalde de Barcelona. Eso le permite tener un amplio conocimiento de los entresijos del consistorio barcelonés.