Por fin han llegado las vacaciones, unos días con un estilo de vida diferente, de disfrute sin horarios y relax para olvidar tensiones y reponer fuerzas. Ganar en salud sin riesgos innecesarios. De eso os queremos hablar. 

¿Qué ocurriría si en vacaciones sufrieras una indisposición? Son varios los factores que suponen riesgos de trastornos digestivos, procesos febriles o infecciones, y pueden alterar nuestras vacaciones. ¿Qué podemos hacer para prevenirlos? ¿Qué debemos tener en cuenta?

A continuación ponemos a tu alcance varios consejos de prevención, con la finalidad de evitar riesgos, minimizar complicaciones y hacer que tus vacaciones sean lo más saludables posible.

LA PREVENCIÓN

La prevención debemos iniciarla con antelación al viaje. Para evitar riesgos innecesarios es importante informarnos bien sobre el destino y sobre la actividad o estilo de vida que vamos a realizar o encontrar. Consultar guías viajeras de esa zona concreta es fundamental. 

La vacunación es clave en función de la región a visitar y la actividad que vayamos a realizar. Se han de tener en cuenta la vacuna frente a la Hepatitis A, la fiebre tifoidea, el tétanos, la polio, incluso en función de zonas de especial riesgo la fiebre amarilla, la rabia, la encefalitis, la tuberculosis, el cólera, la Hepatitis B. Asimismo debemos tener en cuenta la prevención de la malaria de forma previa, durante y después del viaje. 

Además, la prevención frente a la picadura de mosquitos en sumamente necesaria para precaver esta enfermedad. Los repelentes de mosquitos, la ropa adecuada, red protectora durante la noche, el aire acondicionado en la habitación del hotel o el coche, son fundamentales como factor protector de la malaria.

También es fundamental la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Hay enfermedades de transmisión sexual para las que no disponemos de vacunas, por ejemplo la Hepatitis C o el SIDA. En caso de relaciones sexuales de riesgo, debemos tener en cuenta que el preservativo es el método de prevención que confiere más seguridad. 

Lo recomendable es que consultemos con el médico de cabecera o servicio especializado de enfermedades tropicales cuáles son los riesgos y los métodos de prevención necesarios para viajar a una zona geográfica concreta

DURANTE EL VIAJE

La diarrea del viajero, trasmitida por el consumo de alimentos o aguas contaminadas, es la complicación más frecuente durante los viajes de vacaciones:
Utilice agua embotellada, incluso para lavarse los dientes
No consuma cubitos de hielo ni ensaladas. Tome fruta que pueda lavar y pelar tú mismo.
No coma en restaurantes que no ofrezcan garantía higiénica, ni consuma alimentos de vendedores ambulantes
El marisco y la carne poco cocinada son los riesgos más comunes de toxiinfecciones alimentarias. Debemos asegurarnos de que toda la comida haya sido cocinada a alta temperatura de cocción.

QUÉ HACER ANTE UNA DIARREA O TOXIINFECCIÓN ALIMENTARIA

Ante posibles trastornos digestivos, lo fundamental es descansar, tomar abundante líquido y hacer reposar al aparato digestivo. Dos días de dieta astringente, sin proteínas, ni lácteos (a base de arroz, zanahoria y manzana o plátano)y posteriormente realizar comidas sin picante o especias y baja en proteínas. Para la rehidratación es muy útil también la combinación de azúcar, sal y agua.

Si los síntomas empeoran, si hubiera otros factores de riesgo como diabetes o cardiopatías, etc, o si continuase enfermo durante más de tres días, acuda a un médico. 

En cuanto a la exposición al sol, recuerde usar cremas de protección solar de factor 50 o superior. En caso de quemaduras solares leves, la loción de calamina y las duchas o baños de agua fría enfriarán la piel. Si las quemaduras son más intensas, es recomendable que acuda a un servicio médico.

VIAJE SEGURO

Es recomendable tener un seguro de salud que cubra los riesgos de enfermar o de accidentes durante el viaje y estancia en el extranjero. FIATC se lo ofrece. Consulte y le informaremos.
Botiquín de vacaciones para actuar ante accidentes leves 
Ante quemaduras no complicadas, picaduras de insectos, pequeñas heridas o contusiones, podemos atenderlas con elementos de un botiquín simple, parecido al que tenemos en casa.

¿QUÉ DEBE CONTENER NUESTRO BOTIQUÍN DE VACACIONES?

Además de termómetro, tijeras, desinfectante yodado, agua oxigenada, esparadrapo y gasas estériles, puede ser de utilidad en sus viajes lo siguiente:
· Repelente de insectos. (Recuerde que no son eficaces contra los insectos con aguijón, abejas y avispas).
· Medicamentos para las picaduras. Corticoides tópicos, analgésicos locales, cremas hidratantes, etc. Los corticoides son de primera elección para la mayoría de las picaduras calman el picor y reducen la inflamación. Además, sirven para calmar el dolor de las quemaduras. 
· Vendas elásticas. 
· Protector solar. 
· Remedios para la acidez de estómago. 
· Medicamentos contra el mareo. Le recomendamos consultar al médico.

¿CÓMO ACTUAR ANTE UNA PICADURA DE INSECTO?

· Limpie la zona afectada.
· Retire anillos, pulseras o cualquier elemento que pueda complicar una hipotética inflamación.
· Si la picadura es de abeja, intente extraer el aguijón.
· Aplique un corticoide tópico.
· No rasque ni frote la zona afectada.
Si se produce una reacción que pudiera revestir complicación, acuda a un servicio de urgencias.

Contacto con medusas:
· Lave la zona afectada con agua de mar, nunca con agua dulce; retire filamentos de medusa que pudieran haber quedado sobre la piel. Hágalo con cuidado, usando pinzas o guantes.
· En ocasiones es necesario acudir al puesto de socorro de la playa, o a un servicio médico para un posible tratamiento con corticoides tópicos

Erizos:
· Es necesario extraer inmediatamente las púas. Favorecen las infecciones de la piel.
· Lave cuidadosamente la zona afectada.
· Acuda a un servicio médico

Quemaduras solares:
· Coloque apósitos húmedos.
· Hidrate la piel.
· Si la exposición solar provoca somnolencia o dolor de cabeza, trate de permanecer en un lugar oscuro y fresco, preferentemente tumbado, e hidrátese lo suficiente.

Dr. José Joaquín Poley, especialista en Medicina General