El fin del cáncer de mama parece estar cada vez más cerca. Científicos del hospital Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO) han descubierto una nueva función de una proteína, que hasta ahora creían que solo se encontraba dentro del núcleo de las células. Este hallazgo abre la puerta a fármacos específicos para el cáncer de mama triple negativo, uno de los más agresivos.

El investigador Josep Villanueva ha explicado que, a pesar de se conocía desde hace varias décadas, hasta ahora la proteína HMGA1 no podía ser utilizada como diana al creerse que solo se encontraba dentro del núcleo de las células, siendo allí inalcanzable. Con este estudio ha demostrado que la alteración en la localización subcelular de HMGA1 sirve para predecir la incidencia de metástasis en este tipo de cáncer, que hasta ahora no tiene tratamiento específico.

GRAN HALLAZGO

En este sentido, ha señalado que el descubrimiento lo lograron al analizar el secretoma de las células cancerígenas, y así vieron que HMGA1 se encontraba en un lugar diferente al que hasta entonces se conocía. "Uno de los objetivos de nuestro trabajo era buscar nuevas dianas terapéuticas para el cáncer de mama triple negativo que estuvieran relacionadas con la invasión tumoral", ha especificado Villanueva.

Sobre el hallazgo ha añadido que esta proteína “tiene una hermana, que es HMGB1, y es un marcador de necrosis que se encuentra en la sangre. Es posible que toda la familia HMG tenga predisposición a estar en varios lugares, y es otra de las vías de investigación que se abren a raíz de este trabajo".

La investigación publicada por la revista Clinical Cancer Research, ha sido posible gracias a la Fundación Susan G. Komen y la han dirigido el investigador principal del Grupo de Biomarcadores Tumorales del VHIO, Josep Villanueva, y la doctora Olga Méndez.

UN 15 % DE LOS CASOS

El cáncer de mama triple negativo, que representa aproximadamente el 15 % de los casos de cáncer de mama, es uno de los más agresivos y presenta una mayor incidencia de metástasis que otros subtipos de cáncer de mama. Hasta ahora, el tratamiento para estas pacientes se limita a una quimioterapia genérica y radioterapia. Pasito a pasito –que diría aquel– los científicos se acercan cada vez más al final de este túnel... llamado cáncer.