Los bares y restaurantes abren en Barcelona tras flexibilizarse las medidas para frenar la segunda ola de la pandemia / EP - DAVID ZORRAKINO
Los bares y restaurantes abren en Barcelona tras flexibilizarse las medidas para frenar la segunda ola de la pandemia / EP - DAVID ZORRAKINO

Barcelona no pasará de fase el lunes que viene

La velocidad de propagación se ha situado en 0,93 y no podía superar el 0,9

Guardar
Periodista
Actualizado: 03/12/2020 14:31 h.

Barcelona no cambiará de fase el lunes que viene porque la situación epidemiológica no lo permite. La velocidad de propagación del virus (Rt) se ha situado este jueves en 0,93 con cuatro centésimas más que en el último recuento.

El riesgo de rebrote (EPG), el índice de crecimiento potencial de la pandemia, que bajaba en Barcelona desde el 23 de octubre, ha repuntado y asciende a los 189 puntos, con ocho más que ayer. En Cataluña, la Rt también supera el límite de 0,9 y el EPG ha aumentado de 210 a 217 puntos.

CAMBIO DE FASE

Salut estableció que el calendario de reapertura solo se podría mantener si la Rt estaba por debajo de 0,9, no se superaban los mil contagios diarios y las UCIS reducían su ocupación semanalmente.

A día de hoy solo se cumple la bajada de ingresos en UCI por coronavirus, que no supera los 500. 

BAJAN LOS INGRESOS

En la ciudad condal la cifra de personas ingresadas ha bajado de 273 a 251 ingresos pese a que los contagios siguen al alza. En los últimos días se han hecho cribados masivos y según el informe Salut hay 304 nuevos contagios en la capital catalana. En Cataluña, la cifra se sitúa en 345.563 contagiados desde el inicio de la pandemia, lo que supone 1.696 nuevos respecto al miércoles.

Según los datos epidemiológicos, hay 1.674 personas ingresadas en los hospitales catalanes, con un descenso de 44 personas respecto el último balance. En las UCI, ya hace una semana que los pacientes críticos se sitúan por debajo de 500, con 449 enfermos graves actualmente

Comercios y restaurantes cerrados por las medidas restrictivas / EFE
Comercios y restaurantes cerrados por las medidas restrictivas / EFE

TRAMO 2

La Generalitat propuso un plan de desescalada dividido en cuatro tramos que empezó el 23 de noviembre. El objetivo del gobierno catalán era avanzar de fase cada 15 días si los datos sanitarios eran favorables y recular o mantener las restricciones si las cifras del coronavirus no mejoraban. 

Tras aproximadamente dos semanas desde que arrancó el plan, los datos epidemiológicos siguen siendo negativos. Pese a que los ingresos en la UCI van a la baja, la Rt ha subido y los contagios en Cataluña siguen disparados. 

La segunda fase, que estaba previsto que arrancara el lunes 7 de diciembre y acabara el 21 del mismo mes, permitía a la restauración abrir con un aforo del 50% tanto en interiores como exteriores. Con la abolición del cambio de tramo, el sector hostelero deberá mantener el aforo como hasta ahora. 

El pequeño comercio podía aumentar el aforo hasta el 50%. Además, el fin de semana se permitía la movilidad dentro de la comarca.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.