El proyecto de los columbarios del Camp Nou salpica a Toi Freixa. El que fuera portavoz y secretario de la junta directiva del FC Barcelona durante el mandato de Sandro Rosell y posterior directivo del club reconoció ante el juez que su bufete de abogados trabajó para Giem Sports. Esta empresa fue la compañía a la que el club adjudicó la responsabilidad de desarrollar los columbarios blaugranas, según informa Crónica Global. Sin embargo, Freixa asegura que en el contrato “siempre me mantuve al margen y no tuve ninguna intervención".

"Mi despacho asesoraba a esta empresa en su práctica habitual, pero precisamente en el tema del FC Barcelona yo siempre me mantuve al margen”, apunta el exdirectivo. Aún así, fue él el encargado de presentar a los medios de comunicación el proyecto, en su condición de portavoz: "Sí, lo hice; como también presenté el fichaje de Neymar. Es la función del portavoz", señala durante el interrogatorio judicial.

ESTAFA Y APROPIACIÓN INDEBIDA

El juez de Barcelona investiga a Giem Sports y al club por un presunto delito de estafa y apropiación indebida. De hecho, Freixa declaró ante la justicia solo en calidad de testigo. Una querella presentada por el exsocio de la empresa Giem Sports, José Huertes, pide su imputación por haber cobrado, supuestamente, comisiones de la empresa adjudicataria. Según sostiene Huertes, Freixa habría favorecido el contrato con dicha sociedad cuando era directivo del club.

Si bien el Ayuntamiento de Barcelona no concedió los permisos al club para desarrollar el proyecto urbanístico de los columbarios, Toni Freixa asegura que desconocía la falta de licencias. Por ello, se terminó adjudicando. Giem Sports cobró un millón de euros de paga y señal. Dinero que ahora los afectados reclaman.