El mercado del Ninot, en el Eixample de Barcelona, cumple 125 años. El emblemático equipamiento de la ciudad, situado en la calle de Mallorca 133-157, abrió en 1894. Aiunque fue bautizado en sus inicios como El Porvenir, siempre ha sido conocido como el Ninot. La puesta en marcha fue aprobada en 1892 por el Ayuntamiento de Les Corts, todavía independiente de Barcelona.

El espacio conservó el nombre de El Porvenir hasta 1931, cuando, con la llegada de la República, pasó a denominarse oficialmente mercado del Ninot. Tras la Guerra Civil, el mercado recuperó el nombre de El Porvenir.

UN MASCARÓN DE PROA

Según explica la web del mercado barcelonés, la denominación proviene del muñeco que había en el mascarón de proa de un barco que fue desvallestado en la Barceloneta a finales del siglo XIX.

A una chica, hija de una taberna muy popular situada cerca del mercado, le llamó la atención el muñeco y consiguió junto con su novio, vecino de la Barceloneta, salvarlo del fuego. El mascarón con el muñeco fue colocado en la fachada de la taberna. Actualmente, el mascarón original de aquel barco se encuentra en el Museu Martítim de Drassanes.

AL AIRE LIBRE, HASTA 1933

Hasta 1933, el mercado del Ninot fue un mercado al aire libre. Ese año se llevó a cabo la primera gran remodelación y la cobertura total. En 2015, el equipamiento fue reformado otra vez. Desde entonces cuenta con 81 paradas. 

De estilo noucentista, el mercado fue diseñado por los arquitectos Antoni de Falguera y Joaquim Vilaseca. El edificio, con la estructura de hierro, está protegido y es un Bien Cultural de Interés Local.