Como era de esperar, un incontable número de fans de Rosalía se han quedado sin poder asistir a los conciertos que ofrecerá en Barcelona y Madrid el 7 y el 10 de diciembre, respectivamente. Las entradas se han agotado en solo dos horas, según ha informado Live Nation, la empresa promotora de los espectáculos que se celebrarán en el Palau Sant Jordi de la capital catalana y el Wizinik Center de Madrid. El hecho de que todos los tiquets se hayan esfumado tan rápido es algo similar a lo qué ocurrió el miércoles pasado, cuando las 1.000 entradas anticipadas se agotaron a los pocos minutos de estar disponibles. 

Live Nation también ha explicado que la venta ha empezado a las 10h y se ha cerrado a las 12h. Además, ha reconocido que se ha producido un colapso, que el aluvión de compradores ha provocado que muchos usuarios hayan tenido dificultades para hacerse con las entradas. Aunque, al mismo tiempo, ha defendido que el sistema ha funcionado en todo momento.

COMPRA DE LAS PÁGINAS DE REVENTA

Por su parte, los fans que han visto frustrado su intento de ver en directo El Mal Querer, han atestado las redes sociales de críticas. Algunos han señalado que han tenido problemas para adquirir las entradas diez minutos después de que se abriera la venta al público. Algo que, según han indicado, se ha prolongado durante toda la mañana.

La ola de indignación ya es trending topic en Twitter. Hay usuarios que hasta acusan a páginas de reventa de comprar miles de entradas para, después, revenderlas a un mayor precio. El enfado de algunos radica en que el importe de las entradas ha ascendido a más del doble del precio inicial o que ya no pueden permitirse comprarlas. Es por eso que algunos no paran de bromear en Twitter a base de compartir: "Rosalía, bájale".