ARCHIVADO EN:

Ante la Victoria de Samotracia, La Gioconda, La Consagración de Napoléon de Jacques-Louis David o La Venus de Milo. Vestidos de Versace o de Burberry, The Carters lo han vuelto hacer, como ellos mismos afirman en esta bomba audiovisual que han lanzado en el epicentro de la cultura del viejo continente. 

Desde siempre han mostrado su admiración por el Louvre, pero nunca hubiéramos pensado que esa pasión se convertiría en el escenario del primer single 'deApeshit' del álbum Everything is Love, que presenta conjuntamente la pareja. Su lanzamiento no solo ha sorprendido a sus fans, sino que ha revolucionado la red por estar lleno de poderosos mensajes y por una superproducción digna de admirar. 


EL LOUVRE

Empezando por la localización, el Louvre. El epicentro de la cultura del continente viejo que acoge a las obras más importantes y trascendentales de la historia. Un trabajo que nos recuerda al editorial de moda de Juergen Teller con Charlotte Rampling y Raquel Zimmermann para Vogue Italia, aunque aquella vez fuera con cuerpos desnudos entre obras de arte. 

Las escenas exteriores nos remontan a la película El Código Da Vinci, una película donde el poder, la religión, la historia y los mensajes ocultos en las obras marcan la trama. 


UN VESTUARIO QUE ACOMPAÑA A LAS OBRAS MÁS IMPORTANTES

Más allá de las escenas, 'deApeshit' esconde pequeños o grandes mensajes, según como se mire, entre el vestuario y las obras que aparecen. En la primera y última escena del vídeo, aparecen Beyoncé y Jay-Z frente a La Gioconda con un traje rosa y verde menta. Un vestuario que recuerda al primer tema que grabaron ambos 'Bonnie & Clyde'.
Tras ellos, La Gioconda que parece lanzar un mensaje de espera. Ese regreso de la pareja que todos esperábamos.  Ese reencuentro musical y sentimental. Cada escena está milimétricamente pensada para regalarnos poderosos mensajes, como el empoderamiento de la mujer, el papel de la comunidad afro en la historia o la belleza del cuerpo. 

El vestuario es parte de esa delicada y pensada producción que ayuda a empoderar cada palabra de la canción y cada frame del vídeo. Desde ese traje-chaqueta rosa que porta Beyoncé, hasta el vestido 'escultura' frente a la Victoria de Samocracia, pasando por el monumental vestido de Versace como referencia a la comunidad afrodescendiente. Este último es un completo giño a la comunidad negra y que acompaña a una de las obras más importantes de antes del siglo XX, el Retrato de una negra de Marie-Guillemine Benoist.  

apeshit

Otro de los momentos claves que protagoniza Beyoncé en solitario es la escena en la que aparece junto a siete bailarinas vestida de Burberry y bailando frente al cuadro La consagración de Napoléon de Jacques-Louis David. Como en todo el vídeo, no es casualidad que aparezca esta obra y vestida de esta manera. 
La consagración de Napoléon es de las pocas en las que aparece una mujer como protagonista. La obra evoca a la coronación de Josefina, mujer de Napoléon, por el mismo emperador. El empoderamiento de la mujer vuelve a estar presente. A la puesta en escena le acompaña el print de Burberry que esconde la aceptación social de las clases más bajas. Un estampado que se convirtió en un signo aspiracional para muchos y que muestra como el signo de estatus es un poder líquido en la historia europea. 

apeshit2

The Carters, reivindican un lugar para la identidad negra en las salas del Louvre y no se olvidan de incluir la trágica escena de amor de Las sombras de Francesca da Rimini y Paolo Malatesta, del romántico Ary Scheffer que precede al abrazo de una pareja afroamericana, porque ya lo dice el título de su álbum 'Everything is love' (Todo es amor). 

Sin duda, The Carters han conseguido colgar su propia obra de arte en el templo más importante de la cultura europea, donde mezclan moda y arte como parte de una historia. Su historia, nuestra historia. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.