El tiktoker Jordi Rodríguez en las instalaciones de Metrópoli / LENA PRIETO
El tiktoker Jordi Rodríguez en las instalaciones de Metrópoli / LENA PRIETO

Jordi Rodríguez (Tiktoker): "Tengo síndrome de Tourette y me preocupa que afecte a mi trabajo"

El influencer barcelonés explica a Metrópoli su evolución en el universo de las redes sociales y se sincera sobre la realidad detrás de las pantallas

Guardar
Periodista
Actualizado: 16/02/2022 17:59 h.

Jordi Rodríguez Moreno es uno de los influencers más seguidos de Barcelona. Triunfa, sobre todo, en la red social del momento: TikTok, donde acumula más de 2.7 millones de seguidores. Pertenece a la generación de influencers que se dieron a conocer en Musical·ly, la plataforma que introdujo la creación de vídeos breves y las retransmisiones en directo. 

Rodríguez muestra todos los detalles de su día a día en Instagram y TikTok. De hecho, está conectado todas las horas del día "menos cuando duerme". Sus seguidores lo conocen por su contenido, en el que trata de ser "transparente, directo y cercano".  Se define como una persona extrovertida, abierta y con muchas ganas de explotar sus habilidades en el sector.

No obstante, detrás de lo que muestra en las pantallas acumula vivencias que le ha llevado a ser la persona que es. En la siguiente entrevista con Metrópoli, Jordi se sincera sobre sus mejores y peores momentos en su trayectoria a la fama en el universo tiktoker. Desvela, asimismo, que padece el Síndrome de Tourette, un trastorno caracterizado por movimientos repetitivos o tics que no se pueden controlar con facilidad. 

PREGUNTA: ¿Te dedicas únicamente al mundo de las redes sociales? 

Sí. Ahora mismo es mi proyecto de futuro sin duda. El mundo de las redes sociales es un abanico y creo que tengo muchas puertas abiertas gracias a mi profesión. De hecho, dedicarme a esto me ha hecho plantearme nuevas metas para el día de mañana.

¿Por ejemplo?

Me gustaría dedicarme a la actuación. Tengo muchos amigos que a través de las redes sociales se han adentrado en series de Netflix, por ejemplo. Lo veo una salida que me llama muchísimo la actuación.

Y si tuvieses que desvincularte de las redes... ¿a qué te dedicarías?

Siempre he querido ser cocinero, me encanta la cocina y se me da genial. Pero he hecho un cambio de chip radical (se ríe). 

De los fogones a las cámaras. ¿Por qué empezaste a crear contenido en las redes sociales?

Empecé a raíz de unas fotografías que me hicieron en México, donde de forma inesperada me adentré en el mundo del modelaje. Un fotógrafo me entregó cuatro fotos para un book y las subí a Facebook. Esos fueron mis primeros pasos. 

El tiktoker Jordi Rodríguez en las instalaciones de Metrópoli / METRÓPOLI
El tiktoker Jordi Rodríguez en las instalaciones de Metrópoli / METRÓPOLI

¿En México? 

Sí, viví allí tres años.

¿Tú solo?

No, con mis padres. Me fui con 15 años por su trabajo. Y me cambió la vida.

¿Fue en México donde empezaste a dedicarte a crear contenido para las redes sociales?

No, pero sí que me cambió la vida por completo. En México he vivido lo mejor y lo peor de mi vida. Quizá si no hubiese vivido allí no sería lo que soy hoy ni me dedicaría a esto.

¿Qué es lo mejor que has vivido?

En México me liberé, salí de la zona de confort a la que estaba acostumbrado. Allí salí del armario. 

Y si puedes contarlo... ¿Qué fue lo peor?

Estuve a cinco minutos de morir por inhalación de dióxido de carbono. Hubo una fuga de gas en la casa en la que vivíamos, estaba solo y me salvé gracias a que pude llamar a mis padres. No recuerdo prácticamente nada, solo lo que me ha explicado mi madre, pero siempre me marcará aquel viernes 13 porque volví a nacer.

El tiktoker Jordi Rodríguez durante la entrevista con Metrópoli / METRÓPOLI
El tiktoker Jordi Rodríguez durante la entrevista con Metrópoli / METRÓPOLI

¿Volviste a España después del accidente?

No volví inmediatamente porque pasamos unos meses muy complicados. Mi padre también estuvo a punto de morir al socorrerme y mi madre, que estuvo fuera de casa durante todo el tiempo, pensó que se quedaba sola en un país desconocido y estuvo mucho tiempo con depresión. Cuando las cosas mejoraron, volví yo solo a vivir con mi hermana (Melani) que se quedó en España.

¿Decidiste ser más activo en las redes al volver a España? 

Sí, al poco tiempo de volver. Al principio solo estaba en Instagram, iba subiendo fotografías y empecé a crecer. Después, conocí a mi ex mejor amiga, Laura Mullor, e hicimos un dúo en Musical.ly –la plataforma que precedió a TikTok– que disparó todavía más mi fama en las redes.

¿Por qué se disparó tu fama en redes con ella?

Fuimos la primera "pareja" en crearnos un perfil en Musical.ly. A la gente le encantaba. Jugabámos un poco con la incógnita de no desvelar si éramos pareja o no. Por eso también me costaba más salir del armario, porque tenía miedo al rechazo. No obstante, un año después de distanciarme de ella, ya me sentí libre de contarlo y lo hice a través de un libro. 

¿Ex mejor amiga? ¿Ya no tienes relación con ella?

Es un poco complicado. Éramos inseparables, nuestras familias tenían muy buena relación y nuestro contenido juntos triunfaba mucho. Pero de golpe, sin previo aviso, empezó a difundir información contra mí e hizo creer a todo el entorno influencer que tan solo era su amigo para lograr la fama. Me hizo mucho daño.

¿Y no habíais discutido previamente?

No, no, nada. Nadie en mi casa entendía nada. 

¿Qué pasó a raíz de sus declaraciones contra ti?

Por culpa de eso recibí mi primer bullying virtual. Laura hizo que muchos influencers se posicionaran en mi contra y recibí un gran vacío.

¿Qué hiciste para solucionarlo?

No sabía muy bien cómo reaccionar porque estaba muy afectado anímicamente. Mi hermana y mi madre, que son partidarias de hablar siempre las cosas para solucionarlo, fueron a hablar con la madre de Laura. Ella misma dijo que no entendía que estaba haciendo su hija.

¿Te pidió perdón?

Sí. Delante de mi madre y mi hermana llamó a todos los influencers a los que había hablado mal de mí y todos ellos me pidieron perdón y poco a poco terminó la pesadilla.

¿Actualmente tienes relación con Laura Mullor?

No tenemos la misma relación de antes pero sí que tengo cordialidad. Podría estar de "buen rollo" con ella si coincidimos en cualquier evento o fiesta. Ella misma me ha reconocido en varias ocasiones que se equivocó.

¿Cuál fue tu gran apoyo en este proceso? 

Mis padres, mi hermana y algunos amigos que estuvieron a mi lado, como Mar Lucas (también influencer). En esa época nos unimos mucho y ahora es mi mejor amiga. 

Jordi Rodríguez y Melani Rodríguez en la Gran Via de Barcelona / LENA PRIETO
Jordi Rodríguez y su hermana Melani Rodríguez en la Gran Via de Barcelona / LENA PRIETO

Tu hermana, Melani, también está inmersa en el mundo de las redes sociales. ¿Fuiste tú el que la animó a crear contenido?

Primero adentré a su hija y mi sobrina, Alexa. Después, poco a poco, animé a que mi hermana también crease contenido y terminó haciéndolo. Hacemos muchas publicaciones juntos y nos hemos unido más gracias a las redes.

Antes hablabas sobre tu libro... ¿Por qué te lanzaste a escribirlo?

Mi libro vino de la mano de mi liberación. Como he explicado, me dio bastante miedo anunciar que era gay después de separarme de Laura. Pensé que la mejor manera para conectar con mis seguidores de forma cercana era a través de un libro en el que también podía explicar todo lo que me pasó en México y todas mis luchas internas que mucha gente no conoce. La gente piensa que toda mi vida ha sido fácil y, por ejemplo, en el tema de mi homosexualidad lo he pasado muy mal en mi infancia. 

¿En qué sentido?

Pese a que yo no dijese que era homosexual, en el colegio me apuntaban por serlo y me acosaban constantemente, sobre todo en secundaria.

¿Todavía sientes miedo por tu condición sexual?

Por suerte no, porque afortunadamente nunca he sufrido una agresión grave o algo por el estilo. Últimamente no paran de haber ataques a homosexuales y es una situación muy grave, sobre todo en Barcelona.

¿Por qué crees que hay tantas agresiones en Barcelona?

La verdad es que no lo sé, porque la homofobia, por desgracia, existe en todos lados. No obstante, no sé si Barcelona está más en el foco mediático y suele ser más señalada, pero siempre recibo noticias de agresiones en la ciudad. 

El tiktoker Jordi Rodríguez en las instalaciones de Metrópoli / METRÓPOLI
El tiktoker Jordi Rodríguez en las instalaciones de Metrópoli / METRÓPOLI

¿Hay algún otro aspecto de tu vida personal que te preocupe y que no muestres en tus redes sociales?

Sí. Tengo síndrome de Tourette y me preocupa que afecte a mi trabajo. De pequeño me medicaba pero hace tiempo que no porque no me sentaban bien las pastillas. Ahora sé que tengo que volver a visitarme porque noto que me va a más.

¿Qué síntomas tienes? 

Tengo tics. Normalmente me salen cuando estoy muy contento o muy nervioso. 

¿Cómo los controlas? 

Es complicado, lo he pasado muy mal e incluso me hicieron bullying por este problema. Con el tiempo he aprendido a controlarlos cuando estoy en público, pero cuando estoy en casa o con gente con quien tengo mucha confianza exploto y lo suelto todo.

Más allá de tus preocupaciones...¿Te arrepientes de algo en tu papel como influencer? 

Solo me arrepiento de una cosa en mi trayectoria. Se me ha juzgado tres veces, pero solo lamento un error. 

Jordi Rodriguez junto a su hermana, la madre de Alexa, en las instalaciones de Metrópoli / METRÓPOLI
Jordi Rodriguez junto a su hermana, la madre de Alexa, en las instalaciones de Metrópoli / METRÓPOLI

¿Qué error?

Hice un trend con mi sobrina Alexa que generó malentendidos entre el público de Estados Unidos y Brasil, donde no me conocen. Mis seguidores de España no se preocuparon porque ya saben que somos familia y conocen nuestra relación, pero fuera del país se me acusó de pedofilia. Era un vídeo en el que simulábamos enseñarnos nuestras partes íntimas con humor, todo el mundo lo hacía en ese momento. 

¿Por qué más se te ha juzgado? 

A parte del problema que tuve con Laura, recibí un bullying virtual brutal por unos prejuicios equivocados. Mi abuelo falleció y yo lo compartí en mis redes sociales igual que la mayoría de mis experiencias y vivencias. Al día siguiente subí un TikTok bailando en honor a él con la canción de Qué tengo que hacer de Daddy Yankee. Mucha gente se pensó que era una falta de respeto. Creo que ese fue mi "error" más mediático.

¿Cuál fue tu reacción?

Pedí perdón por la gran presión que sentí. Pero realmente tengo claro que no hice nada malo. Cada persona procesa el duelo como puede, y a mi abuelo le hubiese gustado que lo hiciese de la mejor manera posible. Aún así, disculparme hizo que se suavizasen las críticas y fuese más fácil pasar página. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.