¿Minnie Mouse se ha fugado de Disney? Esta es una de las preguntas que los transeúntes se plantean cuando ven a Jesús Fernández disfrazado del personaje animado por las calles de Barcelona. Desde hace meses, este gallego afincado en L'Hospitalet de Llobregat se pone su traje y circula con él para "hacer feliz a la gente". 

A diferencia de los muñecos de la Puerta del Sol de Madrid, o las estatuas de La Rambla, este grotesco personaje no acepta limosna. Su premio es ser reconocido por los niños y dibujar una sonrisa en todos ellos mientras recorre la capital catalana enfundado en el pesado traje. 

Jesús Fernández disfrazado de Minnie Mouse en la plaza de Catalunya / CEDIDA
Jesús Fernández disfrazado de Minnie Mouse en la plaza de Catalunya / CEDIDA

UNA IDEA SURGIDA DURANTE LA RECLUSIÓN 

Esta fue una de las muchas ideas que se le ocurrieron durante la reclusión domiciliaria. Tras quedarse en ERTE, Jesús decidió desempolvar su disfraz para alegrar el desagradable trance a sus vecinos. "Soy una persona muy nerviosa que tiene que estar siempre haciendo cosas", explica a BMagazine. "Un día durante el confinamiento se me ocurrió poner en Facebook que estaba dispuesto a hacer videollamadas gratis a niños vestido de Minnie y la propuesta fue muy bien acogida. Llegué a hacer 2.000 llamadas", relata.

Este gallego, que lleva 17 años en el municipio barcelonés, afirma que fue tan "abrumador" el recibimiento de su propuesta que tuvo que poner "un tope en el horario" para poder llegar a su otro cometido: salir al balcón a aplaudir y saludar a todos sus vecinos. Tal y como se puede ver en el vídeo, Minnie salía al exterior y amenizaba el rato a los residentes de los bloques de en frente, en las inmediaciones de la Ciutat de la Justícia. 

 

INICIATIVA POR AMOR AL ARTE

Durante su antiguo empleo debía disfrazarse a menudo y en una ocasión llegó a comprar el disfraz de Minnie porque "era el personaje que más conocía la gente". Jamás pensó que sacaría tanto provecho de aquella adquisición. Ahora, tras los meses de reclusión, sale a pasear vestido de la rata más famosa del mundo por las calles de Barcelona. 

Recorre zonas como la Sagrada Família, la plaza Reial, el Portal de l'Àngel o en el mercado de la Boqueria con el fin de regalar buenos momentos. Se fotografía con los más pequeños e incluso charla con las señoras que sacan a los perros en el parque de su barrio. Jesús dice que la gente se sorprende cuando rechaza el dinero, "no lo entienden", asegura. Lo hace gratis porque le gusta, "por la ilusión de los niños". "Soy como un payasete", explica este inusual personaje de 37 años. 

Jesús Fernández disfrazado de Minnie Mouse en el mercado de la Boqueria / CEDIDA
Jesús Fernández disfrazado de Minnie Mouse en el mercado de la Boqueria / CEDIDA

FUTURO LABORAL

A pesar de que le han ofrecido ofertas de trabajo espontáneas, como la de acompañar a una influencer a un shooting, él prefiere encontrar algo relacionado con su oficio: "Yo trabajo en la hostelería, que es lo que me gusta. Si se me han ofrecido propuestas las he cogido, aunque sin cobrar".

A pesar de su mentalidad altruista, la Minnie Mouse de L'Hospitalet es conocedora de la situación económica actual y no se cierra en banda: "Si saliese un trabajo estable de esto lo haría encantado". 

Jesús Fernández disfrazado de Minnie Mouse subido en uno de los leones del monumento de Colón / CEDIDA
Jesús Fernández disfrazado de Minnie Mouse subido en uno de los leones del monumento de Colón / CEDIDA

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.