ARCHIVADO EN:

Los candidatos a la alcaldía de Barcelona tienen estilos absolutamente diferentes entre ellos. Aunque todos intentan ir vestidos en función de su cargo, algunos no han conseguido un look que les favorezca o que comunique su propia esencia. Por eso BMagazine analiza los estilismos de cada uno de los alcaldables, con la ayuda de las especialistas en asesoría de imagen personal de Quémepongo, para saber cual es el mensaje que transmite a los ciudadanos su forma de vestir

ADA COLAU, UNA APARIENCIA DESENFADADA E INSEGURA 

 

Ada Colau, en los Premis Ciutat BCN / TWITTER
Ada Colau, en los Premis Ciutat BCN / TWITTER

 

La actual alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, suele llevar prendas holgadas de colores apagados, jamás arriesga con un complemento. Según Montse Guals, socia fundadora de Quémepongo, "el mensaje que transmite Ada Colau es cercano, pero a la vez altivo". Las piezas amplias le aportan un toque desenfadado con el que se pueden identificar la mayoría de los ciudadanos, pero su postura y su manera de caminar es superior. La experta apunta que "el uso de americanas de algodón podría transmitir un toque de seguridad a su estilismo", y considera que "debería cambiar los tonos de las blusas por otros más alegres, ya que los colores neutros que suele llevar son incongruentes con sus ideales". 

Según Montse Guals, "un alcalde tiene que aportar una imagen activa de seguridad, seriedad y proximidad". "La alcaldesa debería comenzar a usar tejidos más estructurados que le aportarían firmeza y estabilidad y un escote en pico que le daría un toque más femenino y alegre. También un maquillaje marcado en pómulos y mentón que le darían un aspecto más fino y atractivo", expone. En cuanto a la melena de la alcaldesa, la asesora de imagen considera que un cambio con más movimiento y soltura podría favorecerle, "aportándole la frescura necesaria", añade. 

ERNEST MARAGALL, UN 'LOOK' ANTICUADO

 

Ernest Maragall vestido con traje / EFE
Ernest Maragall vestido con traje / EFE

 

El más veterano de los alcaldables de la ciudad de Barcelona suele llevar "un estilismo pasado de moda". Al contrario de otros candidatos que apuestan por trajes más estilizados y modernos, Ernest Maragall se empeña en seguir utilizando "un look clásico y aburrido que no admite cercanía con la juventud de la ciudad". La asesora de imagen de Quémepongo considera que la ropa que suele llevar el candidato de Esquerra Republicana "ofrece una imagen dura, tosca y distante". Montse Guals sostiene que ofrece un reflejo serio y seguro, pero que "los cuellos desbocados de las camisas y los pantalones excesivamente anchos truncan el dinamismo que necesita para tener una buena presencia estilística". La experta en imagen personal garantiza que si Maragall se comprase los trajes a medida, o al menos de su talla, su aspecto rejuvenecería al instante

La experta también apunta que uno de los aspectos que más fallan en el look del alcaldable es el pelo. Sostiene que "la forma desaliñada y despeinada hace que se vea descuidado y mucho más mayor". 

COLLBONI, UN ESTILISMO PENSADO AL MÁS MÍNIMO DETALLE

 

Jaume Collboni, candidato del PSC a la alcaldía de Barcelona / EFE ALEJANDRO GARCÍA
Jaume Collboni, candidato del PSC a la alcaldía de Barcelona / EFE ALEJANDRO GARCÍA

 

Jaume Collboni "es todo un gentlemanescoge su vestimenta con cuidado y previsión". Los trajes estructurados y hechos a medida forman parte de su día a día, siempre en tonos azulados, grises y negros que destacan y salen de lo habitual haciéndole sentir guapo y favorecido. Según Montse Guals, "a Jaume Collboni le encanta gustar, cuida su imagen más de lo normal, al igual que su actitud y comportamiento". "Es un seductor que conoce las tendencias actuales, por eso arriesga con las americanas entalladas y los pantalones slim fit que realzan su figura y lo hacen parecer más alto de lo que es", remarca. 

La experta en imagen confirma que es el candidato a la alcaldía que "mejor viste" y asegura que su apariencia es más que adecuada para ser alcalde de la ciudad de Barcelona. Aunque destaca que su estética es "mucho más cercana a una derecha europea moderna". 

MANUEL VALLS, UNA ESTÉTICA DEMASIADO RÍGIDA

 

Retrato de Manuel Valls después de la entrevista en su sede
Retrato de Manuel Valls después de la entrevista en su sede / METRÓPOLI ABIERTA

 

Según analiza la experta en imagen personal, el candidato apoyado por Ciudadanos "tiene una imagen muy estudiada". Al igual que el anterior político, analiza lo que se va a poner, aunque destaca por no salirse jamás de sus parámetros. "Tiene la teoría aprendida a la perfección y no arriesga con nada que salga de lo políticamente correcto. Manuel Valls no se deshace de los colores fríos, estos le aportan seriedad y luminosidad, pero le falta el punto de gracia que le podría dar una corbata divertida o de un tono saturado", explica Guals. 

La asesora apunta que "un peinado más desenfadado aportaría jovialidad y confianza" al ex primer francés, pues considera que el estilo repeinado le hace parecer "demasiado intelectual". 

JOSEP BOU Y SU APARIENCIA ADINERADA 

 

Bou propone un plan Broadway para resucitar el Paral·lel
Josep Bou frente al Teatre Apolo / TWITTER

Aunque el candidato a la alcaldía de Barcelona del Partido Popular intente ir de campechano, su estilismo apunta hacia el otro extremo. Los trajes a medida que compra en Señor y Santa Eulalia tienen un precio bastante elevado (de 400 a 3.000 euros) y él no duda en lucirlos encantado. Su piel bronceada y su sonrisa de oreja a oreja "combinan a la perfección con las pulcras camisas que lleva y las corbatas originales y llamativas que son su signo de identidad". 

Bou escala andamios​ y practica rapel por las montañas más vertiginosas, pero sus clásicas gafas rompen con toda jovialidad. Guals recomendaría al candidato que "se comprase unas gafas más atrevidas e impactantes que rompiesen con la seriedad que las suyas le aportan". "De esta manera Bou ofrecería la misma imagen de empresario de la que tanto se enorgullece pero con el punto cercano que le falta", agrega. 

ARTADI, UN LOOK SOSO Y TÍMIDO

 

Elsa Artadi durante la entrevista en el Parlament / LENA PRIETO
Elsa Artadi durante la entrevista en el Parlament / LENA PRIETO

 

La candidata más zen del Ayuntamiento suele llevar colores tristes y apagados que no favorecen a su tez pálida. "Pocas veces arriesga y esto le hace parecer tímida", según Montse Guals. "Estos tonos aportan languidez y poca fuerza a Elsa Artadi", apunta. Considera que la política de Junts per Catalunya debería llevar "colores llamativos y tonos saturados que realzarían el rubio de su cabello y sus ojos verdes". Aunque las piezas que suele escoger están bien estructuradas y son más que adecuadas para su cargo en el partido, les falta un punto de fuerza que la empoderaría todavía más. 

"Un escote en pico, y el cabello por debajo del mentón aportarían poderío y valentía a su aspecto. Y un maquillaje intenso en sus ojos haría que estos destacaran tras las gafas de pasta de color rojo que suele llevar y que le aniñan el rostro", sentencia Guals. 

ANNA SALIENTE, ESTÉTICA UNIVERSITARIA POR EXCELENCIA

 

Anna Saliente, alcaldable de la CUP, en pleno mitin electoral / EP
Anna Saliente, alcaldable de la CUP, en pleno mitin electoral / EP

 

Anna Saliente, al igual que sus compañeros de partido, no presta demasiada atención a su vestimenta a la hora de hacer una entrevista o un mítin electoral. La joven de 27 años y candidata a la alcaldía de Barcelona "lleva un look cómodo y despreocupado que le aporta una imagen fresca". Según la asesora de imagen de Quémepongo, el look de Saliente "no ofrece ningún tipo de seguridad y de confianza, no es maduro ni adecuado para su cargo". Guals apunta que, aunque su indumentaria está muy alineada a la CUP, " presentarse a la alcaldía requeriría un estilo más sobrio y estructurado". 

"El cabello largo y ondulado y el maquillaje descuidado que lleva habitualmente Anna Saliente es más propio de una estudiante universitaria que de una política". Por eso la experta en imagen recomienda "un corte de pelo a la altura de los hombros y un maquillaje fijo que potencie sus grandes ojos sin ensuciarlos", concluye Guals