Los tacos de cochinita pibil del restaurante mexicano Adelita Botanero / HUGO FERNÁNDEZ
Los tacos de cochinita pibil del restaurante mexicano Adelita Botanero / HUGO FERNÁNDEZ

“El éxito de la comida mexicana en Barcelona está en su autenticidad”

Los dueños de Adelita Botanero revelan los secretos “del buen mexicano”

Periodista
Actualizado: 12/10/2018 21:20 h.

El stand de los mexicanos es el que más cola tiene a la hora de la comida. En el evento de la Copa Consular de Cataluña, los protagonistas culinarios de esta edición han sido los dueños del restaurante Adelita Botanero, que han conseguido acaparar la atención de los asistentes con sus tacos de cochinita pibil y de carnita y sus nachos. Los mexicanos han compartido con otros stands durante el evento de este viernes en el Clot de la Mel, entre ellos los argentinos, los chilenos, los peruanos y los dominicanos. Cada uno con su especialidad. 

“La clave de nuestro éxito es la comida casera, hecha con nuestras manos”, asegura Alberto Matíes, quien junto a su esposa llevan hace varios años el local --que comenzó siendo un pequeño bar de barrio-- y hoy se ubica en el Eixample de Barcelona (en calle Muntaner 100) y tiene una gran variedad de clientela, de Barcelona y también turistas curiosos que pasan por allí.

TRANSMITIR CULTURA

Matíes no ve sólo como un negocio tener un restaurante. “Una persona que vende comida de su país transmite su cultura”, asegura el cocinero. La comida mexicana en Barcelona, reflexiona, ha dado un importante giro: "Ha pasado de ser comida procesada a ser comida elaborada”.

Los tacos caseros del restaurante mexicano Adelita / HUGO FERNÁNDEZ
Los tacos caseros del restaurante mexicano Adelita / HUGO FERNÁNDEZ

“A la gente le gusta la comida que está hecha con tiempo y con cariño, y en Barcelona los clientes están dispuestos a pagar por lo que es bueno”.

“FAST SERVICE, SLOW FOOD”

El cocinero de Adelita revela el principal secreto de su cocina. “Lo que ofrecemos es fast service pero slow food. Por ejemplo, el taco de cochinita pibil tarda en hacerse unas cuatro horas, pero en el restaurante se sirve rápido, y eso es lo que la gente más aprecia de nuestra cocina”.

Matíes critica a algunos establecimientos que ofrecen platos en los que “todo sabe a lo mismo". "El dueño de un restaurante debería estar dispuesto a pagar por la comida que se hace allí, es decir que debe poder garantizar su calidad y autenticidad". 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.