La recuperación del Tramvia Blau echa a andar, pero va para largo. En breve se debería licitar el cambio de la infraestructura ferroviaria, pero no hay fecha para el inicio de las obras. Hace unos días, el regidor del PP, Óscar Ramírez, recordaba que el 17 de enero de 2020 se cumplieron dos años del cierre del tranvía -oficialmente dejó de prestar servicio el 1 de febrero de 2018- y que el Ayuntamiento seguía "mudo" y sin concretar cuándo volverá a funcionar. El coste total de las intervenciones rondará los 11 millones de euros.

La concejal de Movilidad, la socialista Rosa Alarcón, ha explicado que se está a punto de cerrar un acuerdo entre el Ayuntamiento de Barcelona, la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) y Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) para que el Tramvia Blau vuelva a funcionar. También está previsto, si no surgen contratiempos de última hora, anunciar este febrero la licitación, "como mínimo del cambio de la infraestructura ferroviaria", que llevará a cabo TMB. Sin embargo, Alarcón no ha puesto fecha al inicio de las obras ni a la reapertura del servicio.

SÍMBOLO DE BARCELONA

El proyecto para rescatar este símbolo de Barcelona del ostracismo contempla, junto a la remodelación de las vías y la catenaria, la urbanización de la avenida del Tibidabo, la reforma de las cocheras -la cubierta ya se mejoró el mandato pasado- y la modernización de los convoyes para dotarlos de un sistema de seguridad en condiciones. Alarcón no ha concretado nada del resto de actuaciones, más allá de que la urbanización de la calle no la pagará TMB. "No tendría sentido", ha dicho la regidora, que se ha referido al tranvía como "un elemento histórico muy importante para Barcelona".

Un tramo de la vía del Tramvia Blau, muy dejada, en 2019 / HUGO FERNÁNDEZ
Un tramo de la vía del Tramvia Blau, muy dejada, en 2019 / HUGO FERNÁNDEZ

Otras fuentes municipales consultadas por Metrópoli Abierta tampoco han querido poner una fecha a la reapertura del Tramvia Blau ni al inicio de las obras. El Ayuntamiento indica que lo más probable es que todos los trabajos se desarrollen en paralelo y que la próxima licitación será para la redacción del proyecto y no para iniciar las obras a pie de calle.

ABORDAJE EN COMISIÓN

Tras meses de silencio, los grupos del PP y Ciutadans han llevado esta semana el tema del Tramvia Blau a la comisión de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad. Celestino Corbacho ha dicho que el Tramvia Blau no solo es un medio de transporte sino un "icono" que "representa una parte de la historia de Barcelona". Para el edil de Ciutadans, que concurrió en las elecciones en la lista encabezada por Manuel Valls, ya ha pasado mucho tiempo desde que la infraestructura cerró por razones de seguridad.

En términos parecidos se ha expresado el concejal popular. Ramírez ha destacado el valor histórico y turístico del tranvía y ha recordado que el mandato pasado se llevaron a cabo algunas actuaciones en las cocheras y en la estación transformadora. Según el representante del PP, las obras supondrán una remodelación integral con mejoras en los convoyes, las vías y la catenaria y la propia avenida del Tibidabo por la que circulaba el tranvía. Ramírez ha lamentado que la oposición carece de información desde el pasado mandato, más allá de que los trabajos costarán unos 11 millones de euros, según se informó en el consejo de administración de TMB.

FALTA DE MANTENIMIENTO

El Tramvia Blau dejó de funcionar de manera indefinida por falta de mantenimiento, tanto de la infraestructura como en los vehículos, que ocasionaban problemas de seguridad. Como explicó en enero de 2018 este medio, la decisión de cerrar se debió a que TMB no invirtió el dinero suficiente para mantener en perfectas condiciones uno de los sistemas de transporte públicos más antiguos de la ciudad. Hace unos meses, Metrópoli Abierta visitó la zona y pudo comprobar que las vías y el resto de infraestructuras estaban totalmente abandonadas y que los convoyes seguían en las cocheras.

El Tramvia Blau data de 1901 y es el superviviente de la antiguas líneas de tranvía que estuvieron operativas en la ciudad. La infraestructura hace un recorrido de 1.276 metros, en ascensión hacia el Peu del Funicular y la plaza del Doctor Andreu, desde la plaza de Kennedy a través de la avenida del Tibidabo. La ruta transcurre rodeada de "construcciones modernistas y novecentistas que dan paso a la naturaleza y a magníficas vistas de la ciudad", figura en la página de TMB, y es una forma distinta para ir al parque de atracciones del Tibidabo, el Cosmocaixa y la torre de comunicaciones de Collserola. La empresa informa que ahora el servicio lo presta el bus 196 porque el tranvía está "temporalmente fuera de servicio". De eso hace más de dos años. Y la recuperación, aunque ha echado a andar, va para largo.