Barcelona vive tiempos muy convulsos. Desde junio de 2018, la sensación de inseguridad se dispara. Los barceloneses perciben que su ciudad es cada vez más peligrosa y el 60,6% de los habitantes cita que la inseguridad y la delincuencia como el principal problema de la Ciudad Condal, según el tercer Barómetro de Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta.

Ni la vivienda ni el turismo. La inseguridad se ha convertido en el gran problema de Barcelona. Hasta 500 delitos diarios se registran en la capital catalana y los ciudadanos están muy molestos por las respuestas del Ayuntamiento y la falta de efectivos policiales en las calles más conflictivas. Hace nueve meses, solo el 18,2% de los barceloneses afirmaba que la inseguridad era uno de los aspectos que más había empeorado la ciudad. En octubre, la cifra subió hasta el 48,5%, alcanzándose el 60,6% en febrero de 2019.

LA SUCIEDAD Y EL TRÁFICO

La suciedad de las calles (46,4% de menciones) se mantiene como el segundo gran problema de Barcelona. Los otros aspectos que la ciudad ha empeorado, según el sondeo, son el tráfico (20,8%), el turismo (16,3%) y el top manta o la venta ambulante (14,1%).

En el tercer Barómetro de Metrópoli Abierta se constata un aumento de las menciones al top manta respecto a los datos anteriores. El turismo, en cambio, deja de ser percibido como un problema real por los barceloneses. En octubre fue citado por el 26% de los barceloneses. En febrero de 2019, por el 16,3%.

CIUTAT VELLA Y NOU BARRIS

Por distritos, la falta de seguridad es mencionada por el 78,4% de los vecinos de Ciutat Vella. Las quejas también son muy significativas en Nou Barris (69,2%), Sants-Montjuïc (66,7%), Gràcia (63%) y Eixample (63%). El porcentaje más bajo de las quejas se registran en Sant Andreu (52%) y Sant Martí (54,2%). En ambos casos, no obstante, más de la mitad de sus habitantes lamenta el aumento de los hechos delictivos en sus barrios.

 

Los ciudadanos también citan la inseguridad en primer lugar cuando hablan de los principales problemas de su barrio, por delante de la suciedad, la vivienda y el aparcamiento. En junio de 2018, en cambio, la falta de seguridad ocupaba el cuarto puesto en el ranking. El aumento de la delincuencia es la primera referencia en Ciutat Vella, Eixample, Horta-Guinardó, Nou Barris y Sant Andreu.

LOS DATOS DEL EIXAMPLE

La sensación de inseguridad se dispara especialmente en el Eixample. En nueve meses ha pasado de ser un problema para el 6,7% de sus vecinos a ser citada por el 26,7% de sus habitantes. En Ciutat Vella, las menciones se disparan hasta el 61,7% de sus ciudadanos.

En la anterior entrega del tercer Barómetro de Barcelona constatamos que Barcelona es una ciudad cada vez más sucia. Las quejas por la falta de limpieza se han multiplicado en Sarrià-Sant Gervasi, distrito en el que el Ayutamiento activó, hace un año, un sistema de recogida puerta a puerta. En este distrito del norte de la ciudad, el 28,3% de sus habitantes percibe la suciedad como su mayor problema de proximidad.

DESCONTENTOS CON COLAU

El sondeo también refleja que Ada Colau no encara las próximas elecciones municipales en la mejor situación posible. El 64,3% de los barceloneses desconfía de la capacidad de su alcaldesa para gestionar los problemas de la ciudad. En octubre de 2018, el descontento era del 65%, una cifra que prácticamente se mantiene cuatro meses después.

Los resultados de esta encuesta de Centre d'Estudis Sociològics sobre el clima de satisfacción y descontento de los barceloneses se han obtenido tras realizar 600 entrevistas a hombres y mujeres de 18 o más años empadronados en Barcelona, con derecho a voto en las elecciones municipales de 2019. El nivel de confianza para los resultados es del 95,5%. El trabajo de campo mediante entrevistas se realizó entre el 4 y el 11 de febrero de 2019.