El Patronato de la Sagrada Família retira elementos con amianto de un solar, situado en la calle de Mallorca 424-432. Se trata de un terreno de su propiedad que fue comprado a la Sociedad General de Aguas de Barcelona en 2019. Este jueves, como se puede ver en las imágenes a las que ha tenido acceso a Metrópoli, en los terrenos han entrado operarios ataviados con equipos de protección individual obligatorios para la manipulación de este material.

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona explican que la retirada de elementos presentes en el solar con contenido de amianto afecta a material obsoleto o roto, que será trasladado al vertedero de residuos peligrosos de amianto. Los trabajos se harán en dos fases. Primero se quitan las placas de unas claraboyas y un canal de las instalaciones de la propia cubierta. Y posteriormente se sacarán tres chimeneas adosadas. La uralita contiene amianto, uno de los componentes del fibrocemento que si se rompe y se respira puede provocar importantes problemas de salud, como cáncer de pulmón

CON LA DOCUMENTACIÓN EN REGLA, SEGÚN EL AYUNTAMIENTO

Según las fuentes municipales, el Patronato de la Sagrada Família, que no ha contestado a los requerimientos informativos de este medio, cuenta con toda la documentación y los planes de trabajo preceptivos. La actuación ha despertado la preocupación de algunos vecinos, que aseguran que no han recibido ningún tipo de información. Preguntado el Ayuntamiento si la zona no se tendría que cubrir por seguridad, las fuentes insisten en que cumplen con los planes preceptivos sin aportar más información.

Como ya explicó hace un mes Metrópoli, cuando se iniciaron los trabajos, la licencia de obras otorgada por el Ayuntamiento no contempla ni el derribo de la edificación existente ni tocar o sacar las cubiertas de uralita. En concreto, el espacio se está acondicionando para trasladar algunos de los espacios y usos que antes había en el recinto de la basílica y que por el avance de las obras se tienen que trasladar. Son lugares para el almacenaje de materiales y otros usos complementarios como unos pequeños vestuarios para operarios.  

Retirada de los elementos con amianto en el solar de la Sagrada Família / CEDIDA
Retirada de los elementos con amianto en el solar de la Sagrada Família / CEDIDA

El Ayuntamiento asegura que se mantiene una "comunicación fluida" con el vecindario sobre estas obras y defiende una "política de máxima transparencia ante las inquietudes que genera el amianto entre la ciudadanía". Según el Ayuntamiento, la Sagrada Família ha hecho muestreos y análisis para demostrar con datos que las cubiertas no han sido manipuladas y que no se desprenden fibras de amianto. Las fuentes municipales añaden que los resultados han sido favorables, de acuerdo con la normativa vigente, y se han compartido con el vecindario. 

EL AGRUPAMENT ESCOLTA, A MEDIADOS DE SEPTIEMBRE

En el mismo solar de la calle de Mallorca, la Junta Construtora acondicionará un local para el Agrupament Escolta Antoni Gaudí. Así lo acordaron la Sagrada Família, el Ayuntamiento y el cau, que había denunciado que era expulsado del interior del recinto de la basílica, donde llevaba unos 60 años. La previsión es que la entidad pueda hacer uso del nuevo espacio a mediados de septiembre. Su estancia en el solar será provisional, porque en un futuro se instalará en la antigua Fàbrica de Sucre, junto a Glòries

Un vehículo de la empresa que retira el amianto en el solar de la Sagrada Família / CEDIDA
Un vehículo de la empresa que retira los elementos con amianto en el solar de la Sagrada Família / CEDIDA

El terreno, de unos 5.300 metros cuadrados, es clave dentro de los planes de expansión de la basílica. Los responsables tienen entre ceja y ceja construir una gran escalinata -y un gran paseo hasta la Diagonal- para acceder a la fachada de la Gloria (en la misma calle de Mallorca) que obligaría, en el hipotético caso de que la operación se realice, a derribar edificios y a realojar a unos 3.000 vecinos y comerciantes. El citado espacio podría servir para ello.

UN EXCONCEJAL EN CONTRA

El arquitecto y exconcejal del PSC en el Ayuntamiento Daniel Mòdol no cree que estos planes de expansión lleguen a realizarse. En una entrevista con Metrópoli el pasado febrero, Mòdol se expresaba así: "No me lo imagino y no creo que lo veamos nunca. Pienso, sinceramente, que fuimos poco valientes cuando se tramitó el Plan especial urbanístico. Ésta y otras cuestiones, como el acceso a la fachada principal, deberían haber quedado resueltas. Se ha dejado en el aire que haya una escalinata que vuele por encima de la calle y elimine viviendas. ¿Se imagina eliminando viviendas en la Barcelona actual? No lo veo. No creo que eso ocurra. No sé quién sería capaz de acometerlo".

El Plan especial urbanístico al que hace referencia Mòdol fue aprobado por el Ayuntamiento en 2019 y permite, entre otros aspectos, a la Junta Constructora de la Sagrada Família hacer un gran voladizo, de unos 57 metros de longitud por cinco de ancho, sobre la calle de Mallorca, un paso necesario para construir las futuras escalinatas y que obligarían a tirar al suelo inmuebles con viviendas y negocios, dos manzanas en total. El Plan especial por ahora está judicializado y pendiente de sentencia, apuntan desde el TSJC y los Asociación de Afectados por la Construcción de la Sagrada Família.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.