Los vecinos que se oponen a la construcción del centro de Menas (menores extranjeros no acompañados) en el solar, situado junto al Fòrum, mantendrán la vigilancia a pesar de que fuentes de la Generalitat de Catalunya y del Ayuntamiento de Barcelona han descartado que el equipamiento se ubique en unos terrenos municipales de la avenida de Eduard Maristany que unen Barcelona con Sant Adrià del Besòs. Uno de los vecinos, Julián Cantón, afirma que seguirán frente al solar hasta que haya un comunicado oficial del conseller. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ya ha dicho que se busca otro emplazamiento.

Metrópoli Abierta avanzó hace este miércoles que el departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Famílias estudiaba construir el centro junto al Fòrum. El nuevo espacio tiene que suplir al que ahora funciona de forma provisional en Collserola. Sin embargo, las protestas vecinales y la oposición del alcalde de la vecina localidad de Sant Adrià del Besòs, Joan Callau, podrían estar detrás de la decisión de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona de descartar este emplazamiento. La intención de instalar el centro del Besòs tampoco gustaba al rector de la Universitat de la Politècnica de Catalunya, Francesc Torres, que tiene planes para ampliar el Campus Diagonal-Besòs, ni a algunos altos cargos del consistorio barcelonés, han confirmado fuentes municipales a este medio.

IMPIDEN LA ENTRADA DE UN CAMIÓN

Alrededor de 200 vecinos del Fòrum se han organizado para intentar impedir que el equipamiento de Menas se instale en la zona. Desde hace dos días están acampados para impedir que la Generalitat empiece a construir los módulos en el solar. La hija de Julián, Irene, explica que se organizan en turnos y por horas y se comunican por whatsapp. Julián e Irene añaden que este jueves por la mañana, alrededor de las 08.00 horas, esta vigilancia permitió avisar de la llegada de un camión que quería entrar a retirar los barracones de los terrenos para después instalar los módulos para los Menas. Según estos vecinos, las personas que vigilaban el solar y otras que se concentraron impidieron la entrada del vehículo.

Desde el Ayuntamiento de Barcelona se asegura que la ubicación del centro todavía no está decidida y que se acordará las próximas semanas con la Generalitat de Catalunya. "Esta ubicación debe tener el máximo consenso posible y se tiene que trabajar con tiempo para que cuente con la complicidad de su entorno más inmediato", afirman las fuentes consultadas, que añaden que "el Ayuntamiento está plenamente de acuerdo en la urgencia y en la necesidad de construir un centro atención inmediata para menores no tutelados en Barcelona", aunque aseguran que esta necesidad no es nueva y se arrastra desde hace dos años.

CAMBIO DE LUGAR

Fuentes de la Generalitat de Catalunya dicen que le propusieron al Ayuntamiento de Barcelona tres solares propiedad del municipio y que el consistorio eligió el del Fòrum. Siempre según la versión del departamento de Trabajo, este jueves, el Ayuntamiento, tras las protestas vecinales y la oposición del alcalde de Sant Adrià del Besòs y de altos cargos del propio consistorio barcelonés, cambió de opinión. Ahora, ambas administraciones buscan un nuevo espacio. Desde la Generalitat se pone como condición que el emplazamiento sea en Barcelona. Ni Ayuntamiento ni Generalitat han querido decir dónde están los otros solares. "El Ayuntamiento nunca ha hablado de ninguna ubicación concreta, ni lo hará", se han limitado a subrayar fuentes municipales.

El solar junto al Fòrum en el que la Generalitat estudia construir el centro para Menas / CG
Entrada al solar, con el Museo de Ciències Naturals, detrás / JORDI SUBIRANA 

VENTA Y CONSUMO DE DROGA

Este jueves, el alcalde socialista de Sant Adrià, Joan Callau, envió una carta al conseller de Trabajo en el que le pedía que reconsiderara ubicar este centro de Menas junto al Fòrum y otro en el barrio del Remei de Badalona, muy cerca de Sant Adrià. Callau argumentaba que Sant Adrià "acumula una gran densidad de problemáticas graves", como la venta y el consumo de drogas, ocupaciones ilegales y pobreza estructural y recuerda que el 17% de la población de Sant Adrià es usuaria de los servicios sociales municipales. También expone que el centro, de hacerse, estaría junto al barrio de la Mina, que "lamentablemente bate récords de venta y consumo de droga", por lo que "no parece el lugar ni el entorno más adecuado para integrar con garantías a los jóvenes que acoja", subraya el alcalde.

En términos parecidos se expresan los vecinos del Besòs contrarios al equipamiento. Desde el pasado 12 de agosto, grupos de ellos -han llegado a ser 300, dice Irene-, organizan de forma regular caceloradas y manifestaciones contra la inseguridad y el incivismo en el barrio. Algunos de ellos dicen que es habitual que se encuentren jeringuillas en los parques, presencia de toxicómanos y excrementos humanos. También han aumentado de manera muy notalbe los robos con violencia y peleas con armas blancas, según los vecinos.