La Guardia Urbana de Barcelona detuvo la noche del martes a los ocupantes de un turismo que intentaron esconderse de un control policial. La noche de Fin de Año, una patrulla policial de la ciudad freno el coche que, además, contaba en el registro vehículos robados.

Fue entonces cuando los agentes registraron el turismo y encontraron un machete de 40 centímetros. Según ha explicado la Guardia Urbana a través de Twitter, la patrulla arrestó a las personas que estaban en el interior del vehículo.

INCREMENTO DE CONTROLES

El suceso ocurrió el martes, noche de Fin de Año, en el distrito del Eixample, cuando los policía de la ciudad, junto a los Mossos d’Esquadra, incrementaron el número de controles.

El objetivo era justamente evitar situaciones delictivas, prevenir accidentes y garantizar la seguridad ciudadana en la capital catalana, según avanzaron los portavoces de los cuerpos policiales a mediados de diciembre.