ARCHIVADO EN:

El objeto localizado a 4,5 metros de profundidad, en la playa de Sant Sebastià, no es una bomba. Según ha confirmado la Guardia Civil, el artefacto enterrado en la arena es un cilindro de hormigón.

Este miércoles por la tarde, un bañista ha avisado de la presencia de un objeto sospechoso enterrado a poco metros de profundidad. Rápidamente se ha activado al grupo de submarinistas del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil. Dos horas después, los agentes han constatado que se trataba de una pieza de hormigón y no de una bomba como se había especulado.

UN BUCEADOR FUERA DE SERVICIO

Hace justo un mes, otro artefacto localizado en la misma playa de Sant Sebastià sí que resultó ser una bomba de la Guerra Civil. En aquella ocasión, el explosivo fue hallado por un buceador de la Guardia Civil fuera de servicio. Fue detonado a una milla náutica y a 45 metros de profundidad.

El pasado 31 de agosto, la playa del Cristall de Badalona fue desalojada por la presencia de otro objeto sospechoso. En aquella ocasión, la armada española descartó también que se tratara de un explosivo. Como el de este miércoles, la pieza era de hormigón.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.