La Guardia Urbana de Barcelona ha impuesto 75 mutlas por botellón en la primera noche sin bares en la ciudad, según los datos facilitados por el Ayuntamiento a Metrópoi Abierta.

Bares y restaurantes cerraron el jueves por la noche. Las sanciones corresponden a la noche siguiente, la del viernes. Tras el cierre de los establecimiento, que han cumplido de forma mayoritaria con el cierre, con la excepción de alguno como el restaurante Mordisco, las reuniones de jóvenes se ha trasladado a las plazas y parques.

INCREMENTO DE LA VIGILANCIA

La policía local ha informado este sábado que ha reforzado la vigilancia en los espacios públicos de la ciudad para evitar las aglomeraciones de personas y el consumo de alcohol en la vía pública. Los agentes también han incrementado las inspecciones en establecimientos de restauración para garantizar que se cumple la prohibición.

En Barcelona, el consumo de alcohol en la calle está castigado desde hace casi 15 años por la Ordenanza de civismo. El auge de la pandemia obligó a la Generalitat a vetar el botellón este verano en todo el territorio catalán con multas que pueden llegar a los 15.000 euros.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.