El Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona se ha manifestado este viernes por la tarde en contra del incremento de la persecución policial impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona, el Gobierno catalán y el Estado.

Las tres administraciones arrancaron el lunes pasado un dispositivo permanente con la participación de la Guardia Urbana, los Mossos d’Esquadra y la Policia Portuaria, bajo las órdenes del teniente de alcalde del consistorio, Albert Batlle.

REGULARIZAR LA SITUACIÓN

Sobre las 18:30 horas, los manteros han arrancado la protesta muy cerca de la zona donde acostumbran a desarrollar su actividad, en el barrio de la Barceloneta, y que ahora está plegada de vigilancia policial.

El sindicato acusa a las tres administraciones de “racismo institucional” y recuerda que la venta ambulante es la única salida para las personas que no tienen regularizada su situación administrativa.

“NINGUNA PERSONA ES ILEGAL”

Entre los centenares de asistentes se podían leer pancartas como “no a la represión, si a la regularización” o “gasolina a la ley de extranjería”, en referencia a los pocos permisos de residencia que reclaman.

La concentración ha acabado en la Plaça Sant Jaume, justo delante del consistorio, y los manifestantes han aprovechado para gritar “no a los manteros, perseguir a los banqueros”, “ninguna persona es ilegal” y “perseguir a manteros no es de izquierdas”.