ARCHIVADO EN:

Los delfines dejarán Barcelona y serán trasladados a Baltimore, en Estados Unidos. Concretamente, los seis cetáceos abandonarán el Zoo de Barcelona para instalarse, muy probablemente, en el National Aquariarium de Baltimore, según la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA),

El centro norteamericano espera disponer en 2020 de un santuario -un espacio acodicionado en el mar- para sus propios animales en la costa de Florida y los delfines de Barcelona podrían instalarse allí. "En Baltimore, hace meses que los delfines se están sometiendo a un proceso de adaptación para facilitar su traslado y habituación al que será nuevo hogar", afirma FAADA en un comunidado. La fundación es partidaria también de que los animales barceloneses vayan introduciendo cambios en sus rutinas diarias, algo que se descartó desde la dirección del Zoo.

BAHÍA ACONDICIONADA EN GRECIA

FAADA asegura que la posibilidad de trasladar a los animales a Baltimore se la transmitió el Ayuntamiento de Barcelona y la dirección del Zoo este miércoles en el Consejo Municipal de Convivencia, Defensa y Protección de los Animales. Desde FAADA se defiende también que los delfines puedan ser trasladados al Aegean Marine Life Sanctuary, en Grecia, que ya dispone de una bahía acondicionada. La fundación no da por cerrada esta opción, pero el proyecto está pendiente de recibir una inyección económica, reconocen en el comunicado.    

Mientras se acaba la construcción del santuario de Baltimore, los animales serán trasladados el próximo otoño a dos delfinarios de la península, según FAADA. Actualmente, de los seis delfines barceloneses, cuatro de ellos siguen en las instalaciones del Zoo y otros dos se encuentran en el Oceonográfico de Valencia, donde fueron trasladados poco antes de que se cerrara el delfinario del Zoo barcelonés al público en diciembre 2016. El gobierno de Ada Colau descartó invertir 10 millones de euros en un nuevo delfinario ante el giro que busca dar al Zoo.

ACOGIDA TEMPORAL

El Ayuntamiento lleva meses hablando con distintos delfinarios del viejo continente para encontrar un centro que acoja temporalmente -bajo condición de no reproducción- a los mamíferos. Finalmente, el consistorio ha cerrado un acuerdo con un delfinario de Portugal y está ultimando los detalles con otro centro de la península que se no ha concretado. La idea es enviar los delfines por separado a los dos espacios y que permanezcan allí hasta que esté listo el santuario de Baltimore.

La fundación FAADA no ve con buenos ojos que los delfines hagan tantos traslados en tan poco tiempo. "Es demasiado para ellos", afirma. Pero también entiende que los animales necesitan con urgencia un cambio para dejar atrás "el diminuto y pobre espacio que les ofrece el delfinario del Zoo de Barcelona". La ciudad tiene delfinario desde hace casi medio siglo.