La asociación sin ánimo de lucro Casa degli Italiani ha comunicado al Consulado Italiano de Barcelona su intención de recuperar los dos edificios que albergan una escuela y un instituto del país transalpino, dado que el contrato de alquiler entre ambas partes venció en junio de 2018 y todavía no se ha renovado.

Para ello, la entidad italiana, propietaria de los dos edificios barceloneses, que llevan décadas albergando estas escuelas, remitió el pasado 19 de mayo un burofax al consulado en el que da un plazo de diez días para recuperar los locales, ubicados en el pasaje Méndez Vigo número 8 y en la calle Setantí, 10-12, o de lo contrario presentará una demanda judicial.

El presidente de la Casa degli Italiani, Mirko Scalletti, ha lamentado, en declaraciones a la agencia Efe, que el consulado, del que dependen las escuelas, "no ha dejado otra salida que cortar la relación y pedir que devuelvan los locales".

SIN PERMISO MUNICIPAL

La cónsul italiana en Barcelona, Gaia Danese, ha indicado que el contrato de alquiler no se ha renovado porque los edificios no cuentan con los permisos municipales actualizados para operar como centros educativos. "Yo, como Estado italiano, no puedo firmar un contrato con un edificio que no tiene licencia de actividad escolar", explica la cónsul.

Puntualiza, sin embargo, que el consulado sigue pagando el alquiler vencido puntualmente y que su intención es permanecer en estos edificios, situados en Sarrià -el de la escuela primaria, en alquiler desde 1958- y en el pasaje Méndez Vigo, en el distrito del Eixample, -el de secundaria, desde 1928-.

Scalletti, a su vez, sostiene que las citadas licencias debe gestionarlas la escuela, como inquilino de los edificios, y no la Casa degli Italiani, propietaria de los inmuebles. Asegura además que la entidad que preside no quiere "forrarse" aprovechando la renovación del contrato, pero señala que el alquiler que se paga ahora es "un 75 % inferior al valor de mercado".

Dada la situación y que el consulado se niega a renovar el contrato hasta que los edificios no cuenten con todas las licencias para poder funcionar como centros educativos, la Casa degli Italiani envió un burofax a la legación italiana para que le sean devueltos los edificios en un plazo de diez días o, de lo contrario, presentarán una demanda judicial.

BUSCAR UNA SOLUCIÓN

Pese a esta última acción, Scalletti matiza: "Estamos volcados con la escuela, pero nos encontramos en una situación en que no sabemos qué hacer. Nuestra voluntad es que la escuela se quede".

En el mismo sentido se expresa Danese, quien que se muestra con "una actitud totalmente abierta" y "dispuesta al diálogo".

El presidente de la Casa degli Italiani ha informado en última instancia de que el jueves por la tarde el consulado se puso en contacto con la entidad para intentar resolver la situación.

No es este el primer desencuentro que mantienen la Casa degli Italiani y el consulado: en enero de este año, la escuela decidió cerrar el centro de secundaria en el pasaje Méndez Vigo precisamente por la falta de licencias.

Las clases se retomaron porque la inspección del Ayuntamiento señaló que no había riesgos inminentes, si bien notificó que debía adecuarse el espacio a la nueva normativa.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.