ARCHIVADO EN:

Esta mañana unos 150 trabajadores de la fábrica Microson, que pertenecía a la empresa catalana GAES hasta que el año pasado fue comprada por el grupo italiano Amplifon, han protestado contra el ERE que la compañía planea hacer. Una medida que implicará el despido de 188 trabajadores y ante la cual Amplifon se ha justificado en un comunicado.

LA VERSIÓN DE LA EMPRESA

Desde el departamento de comunicación del grupo Amplifon, apuntan que han iniciado un plan para reorganizar su estructura en España, en las entidades legales Amplifon Ibérica y Microson, con la meta de tener una organización más eficiente y competitiva. Algo que, según insiste la empresa, garantizará su sostenibilidad a largo plazo y, al mismo tiempo, que se adapte al modelo de negocio global del grupo Amplifon.

La compañía también indica que el plan de reorganización busca establecer un nuevo modelo organizativo basado en tres pilares: “simplificación y agilidad en la toma de decisiones, con una organización menos jerárquica y más ágil; eficiencia, que busca potenciar la competitividad y la innovación, aprovechando las sinergias operativas, evitando duplicidades; y evolucionar hacia una filial del grupo Amplifon”.

El número de trabajadores afectados es de 98 en Amplifon Ibérica y 90 en Microson, detalla la compañía, que al mismo tiempo alega que ha puesto en marcha este proceso con "el compromiso" de minimizar el impacto en las personas y, además, trabajando junto a los representantes de los trabajadores. Su intención es identificar la solución más óptima para todas las partes implicadas.

LA INDEMNIZACIÓN

Las quejas de los empleados con los que Metrópoli Abierta ha hablado esta mañana radican en que el grupo italiano les ofrece una “indemnización muy baja”. Algo a lo que la empresa responde alegando que “el número de días dependerá de la negociación y, por el momento, no ha terminado”.