Recreación digital del Hermitage Barcelona, museo que ha vetado el Gobierno municipal de Ada Colau / CG
Recreación digital del Hermitage Barcelona, museo que ha vetado el Gobierno municipal de Ada Colau / CG

El juez mantiene el 'no' al Hermitage

El Ayuntamiendo aplaude la decisión y pide "dejar de lado estos proyectos que ni la gente quiere, ni la ciudad necesita"

Periodista

El Juzgado Contencioso Administrativo 4 de Barcelona ha rechazado la petición del Hermitage para suspender provisionalmente el acuerdo de la Comissió de Govern del Ayuntamiento que denegó el convenio que el Port quería establecer con el proyecto del museo en la Nueva Bocana.

En su auto, el juez descarta la petición de medidas cautelares que el Hermitage había reclamado en su recurso, con el que quería suspender provisionalmente el acuerdo del consistorio y proceder "de inmediato" a la tramitar el convenio. El Hermitage también pidió suspender la modificación del plan especial de la Nueva Bocana del Port –en base a la cual el Ayuntamiento denegó el convenio– "si se interpreta, como hace dicho acuerdo, que este precepto atribuye al Ayuntamiento la facultad discrecional de vetar los proyectos culturales concretos que la Autoritat Portuària proponga implantar en el Edifici Central", pero el juez lo ha rechazado igualmente.

En su negativa, el juez argumenta que la petición del Hermitage es una medida provisional positiva –tramitar el convenio que se había denegado–, lo que supondría "dejar sin efecto la sentencia que su día recaiga" y sin antes haber valorado los argumentos de fondo.

EL AYUNTAMIENTO APLAUDE LA DECISIÓN DEL JUEZ

La teniente de alcalde de Urbanisme, Janet Sanz, ha afirmado en declaraciones a los periodistas que la decisión del juez "tiene toda la lógica jurídica y todo el sentido común del mundo" y que refuerza el trabajo del consistorio con la ciudad impulsando proyectos con identidad barcelonesa. "Y dejar ya de lado estos proyectos –en referencia al Hermitage– que ni la gente quiere, ni la ciudad necesita porque no son aquellos que tienen identidad barcelonesa", ha expresado.

Además, ha defendido que el Ayuntamiento tiene "toda la libertad, potestad y el derecho a no tramitar el convenio al tener informes que acreditan que no es un buen proyecto". "Estamos obligados a posicionarnos cuando alguien nos hace una petición pero no a tramitar una cosa que no estamos de acuerdo con ella", ha subrayado.

Al preguntársele sobre la posibilidad de un recurso a esta decisión –las partes tienen 15 días para hacerlo–, Sanz ha respondido: "Se acabará demostrando que hemos hecho siempre esto de común con el Port, no teníamos nada firmado con el Hermitage".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.