Una treintena de vecinos del barrio de l’Eixample se han manifestado este viernes para exigirle a la actual alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, explicaciones sobre la nueva reubicación de la Escola Entença. Ante el Hotel Sofía, donde la primera edil participaba en una conferencia, los residentes entre la calle Buenos Aires y Compte Borrell de la capital catalana han reclamado que se “tomen medidas inmediatas” para no implantar la nueva escuela en el espacio dictaminado por el consistorio.

Desde Barcelona en Comú han decidido, sin consultar previamente a los vecinos, cambiar de ubicación la Escola Entença, que actualmente se encuentra en la Escola Industrial. Son alrededor de 100 alumnos los que están matriculados en este centro y, sus padres, esperan “con ansias” ser trasladados hasta el nuevo espacio. Ellos argumentan que “en la Escola Industrial hay dos antenas que, por culpa de la radiación, pueden desprender células cancerígenas” y por este motivo reclaman a la escuela instalarse en el nuevo punto.

CRÍTICAS DE LOS VECINOS

Los vecinos que residen entre la calle Compte Borrell y Buenos Aires aseguran a Metrópoli Abierta que Ada Colau y su equipo tienen previsto colocar la nueva escuela, provisionalmente, justo en el centro de la vía pública. Además, añaden que el consistorio quiere construir un muro de cuatro metros para separar el centro educativo con el exterior. Según Eva, una de las vecinas afectadas por esta remodelación de la calle, “se han enterado del asunto a través de una compañera del bloque, que tiene contactos con la Generalitat”. Fue entonces cuando los vecinos decidieron reunirse y tomar medidas para frenar la construcción de la escuela.

Además, apuntan los vecinos que “desde hace unos días” han empezado a observar por la vía pública un conjunto de operarios para empezar a estudiar, perforar y reformar la calle barcelonesa con el objetivo de tener la Escola Entença lista para el curso que viene, que arrancará el próximo mes de setiembre. Desde el Ayuntamiento aseguran los vecinos que “les han afirmado que la instalación del centro educativo en la vía pública será provisionalmente”, pero otras fuentes señalan que la escuela podría estar entre la calle Compte Borrell y Buenos Aires “unos seis o siete años”.

BUSCAR ALTERNATIVAS

Los vecinos del Eixample declaran que “hay alternativas” para que no les instalen la Escola Entença en su calle. Una residente de la vía afectada apunta que entre la calle Londres y la calle Villarroel de Barcelona hay un edificio de pisos de protección oficial que está cerrado. En los bajos del bloque han abierto una guardería y, un piso por debajo, un parking. La vecina afirma que “en los pisos superiores del bloque se podrían abrir todas las líneas de educación infantil y de primaria”, para que el edificio “no se degradara más de lo que está”.