La Conselleria de Justicia de la Generalitat ha iniciado las obras para abrir una fosa común en el cementerio de Montjuïc, donde espera encontrar los restos del poeta cubano Pablo de la Torriente, que murió durante la Guerra Civil luchando con los republicanos en Majadahonda.

"Por la noche o cuando no había combate dedicaba una arenga a los rebeldes para hacerles entender que estaban en el bando equivocado y que lo que tenían que hacer era estar al lado de la república, pues era el régimen legitimo, y al lado de la clase obrera", ha explicado la consellera de Justicia, Ester Capella, en declaraciones a los medios al inicio de la apertura de la fosa junto al concejal Marc Serra y al cónsul de Cuba en Barcelona, Alain González.

CORRESPONSAL DE GUERRA 

Pablo de la Torriente, llamado el héroe de Majadahonda, se exilió de Cuba a Nueva York por la dictadura de Gerardo Machado, llegó a España como corresponsal de guerra en 1936 y se unió al ejército republicano como voluntario internacional, lo que en Cuba le convirtió en "paradigma de aquél que dejó su tierra y fue a pelear por la de otros", ha destacado el cónsul.

Al morir, fue inicialmente enterrado en Madrid, y más tarde sus restos fueron trasladado a Barcelona con la intención de repatriarlo a Cuba en barco, lo que la guerra impidió.

REPATRIACIÓN

Después de abrir la fosa, la Conselleria identificará los restos que encuentre usando muestras de ADN, que comparará con el de los familiares del poeta, "y en caso éxito el cuerpo volverá finalmente a Cuba, 85 años después de su muerte", ha explicado Capella.

La Generalitat, el Ayuntamiento y el Consulado de Cuba firmaron en 2018 un convenio para recuperar y repatriar los restos del poeta, y los trabajos empiezan con el inicio de la apertura de la fosa común donde probablemente está enterrado, que supondrá la primera exhumación en el cementerio de Montjuïc.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.